“El problema de Chile hoy es que hay una gran demanda de las instituciones políticas hagan su tarea”, manifestó el ex Presidente de la República y ex Ministro de Educación, Ricardo Lagos, en su clase magistral que denominó “Chile al inicio de una nueva etapa”, en la inauguración del año académico de la Universidad de Talca.

Ante la masiva audiencia que asistió al acto realizado en la casa central de la UTALCA, el ex mandatario expuso la necesidad de que a partir de lo realizado, se pueda proyectar un país que responda a las nuevas demandas surgidas de los profundos cambios de las últimas décadas.

Lagos tuvo palabras de elogio para la casa de estudios maulina, universidad “que es orgullo de Chile y más allá de Chile”. Añadió que “acá hay un ejemplo de la forma cómo una universidad desde la región mira a Chile y mirando a Chile es capaz también de mirar al mundo”.

Sobre el panorama actual, sostuvo que la economía va a crecer y no hay grandes conflictos sociales, pero sí “una molestia con la forma en que se está organizando el país y eso quiere respuestas políticas”. En este sentido, acotó que hay que resolver el problema de la “confusa, difusa y muy antigua, de la época de los romanos y de los griegos”, entre quieren dirigen la polis y quienes tienen el dinero.

En el ámbito social, precisó que la línea de pobreza bajó de un 40 a un 10%, y hoy la clase media emergente plantea nuevas demandas porque está en una etapa distinta de desarrollo. Por otra parte, precisó que ya superados todos los enclaves políticos, es el momento de “iniciar una forma distinta de mirar cómo hacer un nuevo contrato entre los chilenos y chilenas”.

“El problema de Chile hoy es que hay una gran demanda de que las instituciones políticas del país hagan su tarea para proteger al consumidor y proteger al ciudadano de aquellas fuerzas del mercado que no se regula o lo hace inadecuadamente. Y para eso están las instituciones políticas. El drama de hoy es que las instituciones políticas están en tela de juicio por las razones que todos conocemos”, comentó.

Ricardo Lagos expresó que en la nueva etapa un elemento central son las nuevas demandas, lo que implica que al estado se le pide más pero tiene que tener los ingresos para responder. “Por cierto queremos un estado eficiente, no burocrático, no corrupto, transparente”.

ESTADO
En tanto, durante su intervención, el rector de la Universidad de Talca, Álvaro Rojas, expuso una crítica visión respecto de cómo el Estado ha enfrentado los temas de la agenda pública y de cómo la crisis en que se encuentran sumidos los sectores políticos ha postergado el avance de reformas sociales.

Rojas planteó que existe un déficit en el manejo del Estado tanto de las secuelas dejadas por los fenómenos naturales que han sacudido al país, como en la manera de enfrentar la compleja crisis que afecta a los sectores políticos. “El déficit en la ‘performance’ del Estado chileno no sólo se evidencia en su capacidad de prevenir desgracias; sus instituciones, han distado de funcionar y de hacer su trabajo de manera satisfactoria”, delineó.

En relación al primer tema, el rector sostuvo que gran parte de la ciudadanía -en particular en regiones- se siente desprotegida y con la incertidumbre de obtener respuestas oportunas y pertinentes ante la eventualidad de verse afectada por catástrofes“como grandes incendios, terremotos, avalanchas, inundaciones, períodos de sequía, tsunamis o erupciones volcánicas, para citar los más recientes”.

“El tratamiento que pretende ser paliativo, vía bonos de cualquier naturaleza, no refleja la profundidad de la crisis en la que se sumen miles de familias, que se ven enfrentadas a tener que reconstruir sus vidas y sus hogares desde cero, habiendo perdido muchas veces la base de su sustento laboral, situación que debe ser conjugada con las condiciones en las que se desenvuelven la mayoría de las regiones de nuestro país; con escasa diversidad productiva y con un más que limitado dinamismo económico”, cuestionó.

En tanto, en el plano político, el rector sostuvo que la institucionalidad ha sido insuficiente para enfrentar los enormes intereses que rondan en particular en los sectores regulados y parcialmente regulados de la economía, en los que la perniciosa combinación ´dinero y política´ erosionó severamente la confianza de una gran mayoría ciudadana en las instituciones de la República.

Sobre esa base, sostuvo que la crisis política eclipsó“fuertemente”la búsqueda de nuevos equilibrios sociales respecto de los cuales el Estado se había comprometido. “Cambios que deben ser hechos con una mirada de futuro, pero que no deben estar iluminados exclusivamente por el presente, sino que deben estar provistos de una perspectiva amplia e imperecedera.La crisis actual nos despojó de la oportunidad de discutir más en profundidad las características del desarrollo que debe tener ese nuevo Estado integrador”, remarcó.

ESTUDIANTES

Durante la ceremonia también intervino el presidente de la Federación de Estudiantes del Campus Curicó (Fedeut), Henri Varas, quien manifestó que hoy hay un Chile distinto en los contextos político, cultural y social. También apuntó a la política como espacio de poder y de transferencia de éste, y abogó por una amplia participación social en torno a una nueva Carta fundamental y por el término de la separación entre “lo político y lo social”.

El dirigente sostuvo además que las universidades tienen mucho que decir en esta fase, más aún los planteles estatales.

“Las universidades tienen mucho que decir, más sus planteles estatales los que no pueden seguir constantemente con un ‘trato preferencial’ como si no fuesen parte del propio Estado e inserta en una fila de financiamiento parcelado y precario debido al total abandono del propio Estado con sus instituciones”, afirmó.

En cuanto al rol de la educación superior, enfatizó que más allá del objetivo material de conseguir un título y agregó que la educación superior pública debe conllevar la formación de profesionales comprometidos con el entorno y con la sociedad.

Deja un comentario

Deja un comentario