En Chile hay una alta prevalencia de deficiencia de vitamina D en ambos sexos. Según el estudio “Gender differences in the prevalence of vitamin D deficiency in a southern Latin American country: A pilot study”, publicado en mayo de este año, el déficit de vitamina D tiene una mayor prevalencia en hombres chilenos que mujeres, especialmente jóvenes.

Y los números lo confirman. La deficiencia de vitamina D en hombres menores de 40 años es de un 43.8%, mientras que la deficiencia en mujeres chilenas del mismo rango etario es de un 28.2%.

Por otra parte, en hombres chilenos de 60 años o más, la deficiencia de vitamina D es de un 48.8%, versus el 44.2% en mujeres de la misma categoría de edad. De acuerdo a la co–autora de la investigación, ginecóloga y secretaria de la Sociedad Chilena de Climaterio, María Soledad Vallejo, esta es una realidad que no se pensaría, “ya que la mayoría de los estudios sobre deficiencia están centrados principalmente en mujeres”.

La reciente investigación demostró, además, que la deficiencia de vitamina D en la población chilena es mayor durante los meses de invierno y de primavera, que en el resto de las estaciones. Vallejo explicó que estos resultados se relacionan a la latitud del país y las fuentes de alimentos, las que también juegan un rol importante en el acceso a esta vitamina.

La vitamina D es una hormona, que en forma natural, se obtiene a través de la exposición directa de la piel a los rayos UVB del sol, la mejor fuente para obtenerla. Pero, también se puede adquirir a través de diferentes alimentos, como peces grasos y huevos, entre otros. Sus receptores están distribuidos en todo el organismo y en la mayoría de los tipos celulares, por lo que mejorar su status en el cuerpo podría reducir el riesgo de distintas enfermedades, por ejemplo, patologías crónicas, óseas, respiratorias, etc. Esto, debido a que la vitamina D tendría un efecto inmunomodulador.

La llegada del invierno predispone a que la exposición al sol sea dificultosa, algo que sin duda se ve incrementado por el contexto sanitario y las cuarentenas. Se ha comprobado que sí existe una relación entre el déficit de vitamina D, el sistema respiratorio y el invierno.

“La deficiencia de vitamina D predispone a infecciones respiratorias. Por ello, una buena solución para mejorar los índices de deficiencia nacional, y sobre todo en tiempos de Covid–19, sería la suplementación con dosis diarias o semanales de vitamina D”, mencionó la ginecóloga y directora de la Sociedad Chilena de Climaterio, consigna BioBioChile.

Para la co–autora del estudio, la investigación enfatiza en la necesidad de implementar políticas públicas destinadas a suplementar con vitamina D a las personas. Hasta el momento, no hay contraindicaciones o efectos negativos sobre la suplementación con esta vitamina, sin embargo, también es importante que sea contralada por un médico. La lista de los beneficios para la salud que tiene esta hormona continúa. Por ello y en la actualidad, la suplementación resultar ser una buena opción a ojos de los expertos.

 

Alimentos con vitamina D

Puedes obtener vitamina D consumiendo los siguientes alimentos:

– Pescados grasos (atún, salmón y caballa). Éstos son las mejores fuentes.

– El hígado de res, el queso y las yemas de huevo también la poseen, pero en menor cantidad.

– Los champiñones también contienen vitamina D.

– La mayoría de la leche vendida en los supermercados es fortificada con vitamina D.

– Algunos cereales, lácteos y jugos también son fortificados con vitamina D. Revisa la etiqueta.

– Suplementos. Éstos pueden encontrarse en dos formas diferentes: D2 (ergocalciferol) y D3 (colecalciferol).

Deja un comentario

Deja un comentario