El Presidente de la República, Sebastián Piñera, anunció en la Cuenta Pública que el gobierno presentará un proyecto para reducir el número de parlamentarios pasando de 155 a 120 diputados y de 50 a 40 senadores, escaños que se habían establecido durante una reforma al sistema electoral impulsado durante el gobierno de Michelle Bachelet. ¿Qué efectos podría generar este nuevo cambio propuesto por el actual Ejecutivo?

El Centro de Análisis Político de la Universidad de Talca analizó las posibles consecuencias en la Cámara de Diputados y según explicó el académico Mauricio Morales “todos los partidos caen porque se reparten menos escaños ya que pasaríamos de 155 a 120, pero algunos pactos y coaliciones caen más que otros”.

De acuerdo con el estudio, en el caso de Chile Vamos, pasaría de 72 a 58, perdiendo 14 cupos y la tasa de caída sería de 19.4%. “Dentro de la coalición de gobierno, el partido que más retrocede es RN. La Fuerza de la Mayoría, en tanto, presenta una tasa de caída del 16.3%, siendo el PC el partido más perjudicado, pues vería caer su representación de 8 a sólo 5 diputados”, detalló Morales.

En el caso de la DC -partido que compitió prácticamente en solitario en las pasadas elecciones-, el análisis muestra que la caída es mucho más brusca, pasando de 14 a sólo 8 diputados, lo que representa una tasa de descenso del 42.9%. Mientras, el Frente Amplio perdería el 30% de su representación, siendo RD el partido más afectado, pasando de 10 a 5 diputados, lo que representa un 50% de caída. En el caso del PRO, quedaría fuera del Congreso.

El director del Centro de Estudios Constitucionales de Chile (Cecoch) de la Universidad de Talca, Humberto Nogueira, explicó si el anuncio del gobierno del Presidente Piñera apunta a mantener el sistema de representación proporcional en las elecciones parlamentarias, sin modificar los distritos y circunscripciones, reduciendo el número de diputados a 120 y de senadores a 40, “esta propuesta no es técnicamente viable, ya que la representación proporcional en la Cámara de Diputados, para mantenerse requiere de un promedio superior a cinco diputados por distrito, lo que no es posible de conseguir con 28 distritos y 120 diputados.

Nogueira indicó que “se requiere de una suma superior a 150 diputados, lo que hace que la propuesta sea poco seria e inviable. Además, generaría una mayor distorsión de la proporcionalidad y representatividad del Senado, reinstaurando muchas circunscripciones binominales”.

El académico explicó que “reducir el número de diputados manteniendo los actuales dibujos territoriales de los distritos, dificulta de manera clara y categórica el respeto a la proporcionalidad entre población y los escaños asignados a cada distrito. La única solución, sería asignar un escaño para las zonas extremas del país, y entregar los escaños sobrantes a la Región Metropolitana. Esta medida iría muy a contrapelo de las posturas en favor de la descentralización”. Y añadió que el camino que queda es reconstruir todo el mapa electoral chileno, restituir el binominal en algunos distritos, arriesgar un deterioro de la representación femenina, ya que serán electas menos mujeres, y figurar como un país récord, que ha sido capaz de cambiar su sistema electoral sin siquiera verlo funcionar en su total magnitud. Esto, porque aún falta la elección senatorial que consolidaría un Senado de 50 miembros”. ​

Deja un comentario

Deja un comentario