Hasta el auditórium Eugenio Munita del Campus San Miguel de la UC del Maule en Talca llegaron un número significativo de estudiantes de la carrera de Ingeniería en Construcción del plantel para participar de la capacitación coordinada desde dicha Escuela que busca prestar colaboración con municipios con necesidades urgentes en materia de construcción de viviendas de emergencia y catastro de evaluación técnica sobre el estado de los domicilios post-terremoto.

Fue prácticamente inmediata la respuesta de parte de los futuros profesionales luego de que se convocara a participar de las acciones solidarias de apoyo a la reconstrucción, habiéndose desarrollado en las semanas pasadas diferentes visitas a terreno en la zona costera del Maule en coordinación con los municipios locales con los cuales se comprometieron acciones concretas que encabezarán los grupos de estudiantes junto a sus monitores docentes.
Al respecto el Director de la Escuela de Ingeniería en Construcción del plantel, David Zamora, señaló que “vemos mucho interés de parte de nuestros estudiantes. La mayoría de ellos desarrollaban acciones solidarias particulares desde el primer día posterior a la catástrofe. Hoy nuestro trabajo se orienta a la construcción de viviendas de emergencia y catastro de evaluación técnica de las viviendas, proyectándose en una segunda etapa en el mediano plazo orientación sobre alternativas de reconstrucción y reparación de las mismas”.

Luego de que se complete el catastro técnico sobre el estado de las viviendas visitadas dicha información será puesta a disposición de los Directores de Obras de las comunas con las que se trabaja, siendo en primera instancia las administraciones de San Javier y Licantén en donde se desarrollarán dichas intervenciones.

“Según nuestra evaluación preliminar fruto de las visitas a terreno realizadas vemos que existe mucha necesidades de recurso humano. Por ejemplo en la comuna de Talca se han catastrado alrededor de 5 mil viviendas, quedando una cifra similar por evaluar, misma situación que ocurre en San Javier, donde quedan más de 2 mil viviendas por ser visitadas”, puntualizó Zamora.
Dicho catastro es aplicado a las viviendas que presentan daños de diversa consideración producto del movimiento sísmico, determinándose en primer término si la vivienda es habitable o no, y de no serlo si el inmueble requiere reparación o si procede la demolición parcial o completa de la construcción.

Deja un comentario

Deja un comentario