Ya sea en las películas que vemos, los libros que leemos o incluso nuestras propias situaciones personales, no somos ajenas a los triángulos amorosos (así como al drama que conllevan). Es más, hasta es posible que te sea familiar el ‘tener sentimientos por dos personas diferentes al mismo tiempo’. Pero, ¿de verdad sucede?

La respuesta es SÍ. De acuerdo a Ramani Ruvarsula, piscóloga clínica de UCLA, «pensamos equivocadamente que el amor viene en un sólo sabor, sin embargo es mucho más que eso». En pocas palabras, puede que conozcas a dos personas completamente diferentes, pero ambas son igual de buenas para ti. Aunque claro, las cosas no son tan fáciles.

«Somos seres muy complejos y complicados, y es probable que dos rasgos distintos en dos personas nos sean atractivos», afirma Durvasula. «La atracción es una experiencia biológica, puede que estés muy enamorada – y hasta en una relación estable – cuando de pronto conoces a alguien que hace que tus hormonas se vuelvan locas», agrega.

Esa sensación que te llena de mariposas en el estomago, comúnmente descrita como ‘estar enamorada’ se explica biologicamente con un aumento en los niveles de dopamina (el neurotransmisor conectado a los centros de recompensa y placer del cerebro).

 

Entonces, mientras que estar en una relación comprometida es una decisión consciente y lógica, las reacciones de tu cuerpo son completamente físicas y fuera de tu control. 

Pero eso no es todo, también hay otra situación en la que podrías enamorarte de más de una persona: cuando estás más enamorada de ti misma. «Cuando atraviesas una transición positiva, desde un nuevo trabajo o un cambio de imagen que te hace sentir contenta contigo misma, estás mucho más abierta a nuevas experiencias y nuevas personas», explica Durvasula.

Mientras más enamorada estés de ti misma, es más probable explorar y celebrar a los demás por quienes son.

 

Estar en este dilema puede ser confuso y exhaustivo, pero también puede ser divertido. Explorar tus intereses es una opción completamente válida mientras dejes las cosas súper claras, aconseja Durvasula.

En cambio, si sabes que quieres estar en una relación monógama, la mejor forma de resolver tu dilema es hacer una lista de pros y contras. «Nos dejamos llevar por la pasión y la adrenalina de estar enamoradas, pero el amor realista gana al final. Piensa, ¿con quién te gustaría estar dentro de 30 años? Sal de viaje y aléjate de la presión de esta situación», finaliza.

El espacio te ayudará a tener un poco de perspectiva. No hay una fórmula matemática para saber cuál es la decisión correcta y cuando lo hagas, ¡sé firme!

Deja un comentario

Deja un comentario