Si bien los lactantes no están dentro del grupo de mayor riesgo en caso de contraer el Covid-19, las medidas de prevención no pueden holgarse, sobre todo considerando que dos menores fallecieron a causa del virus hace algunos días, uno de ellos en China (con enfermedades asociadas) y otro en Estados Unidos (sin enfermedades asociadas). Ante esta situación la académica conferenciante de la Escuela de Enfermería de la Universidad de Talca, María Ester Muñoz, mencionó los detalles que hay que tener presentes antes de consultar por sospecha de contagio y los resguardos que se debe tener en el hogar con los pequeños de entre 28 días y 24 meses.

Muñoz explicó que, si bien no hay muchos antecedentes del comportamiento de los pacientes pediátricos, ya que es una enfermedad nueva, lo esperado es que sea similar al de otros cuadros virales, por lo que pudiesen o no presentar fiebre, pero no alta (38 – 38,5°C), y cuadros clínicos como rinorrea o secreción nasal y odinofagia o dificultad para tragar. “El virus se asila en tejido respiratorio, por lo cual el órgano donde se va a desarrollar la enfermedad será la zona pulmonar. Igual hay que tener en cuenta que se ha aislado en células intestinales entonces también se sabe que pudiera ingresar por boca”, detalló la académica de la UTalca.

Como los lactantes no pueden expresar las dolencias verbalmente, es muy importante estar atentos por si el menor presenta problemas para tragar, náuseas o vómitos al alimentarse. “Los lactantes siempre van a querer tomar pecho o mamadera, entonces uno de los primeros síntomas que tienen los pacientes lactantes es justamente el rechazo alimentario y si esto ocurre es porque algo está pasando y se debe poner atención. Si a esto le sumamos que ha tenido cuadros febriles y se encuentra extraño, la mamá debiese consultar. Ojalá consultar solo en estos casos para no exponer al menor”, especificó.

Por otra parte, y con el fin de prevenir el contagio, se debe evitar recibir visitas y sanitizar el piso de la casa a lo menos dos veces al día con una solución de cloro, ya que los lactantes transitan por el piso. “También es recomendable que los zapatos con los que transitó un adulto en la calle los deje en un lugar fuera de la casa antes de ingresar y no los use dentro del hogar porque los lactantes tienen contacto con el piso y se llevan cosas a la boca”, detalló Muñoz.

LACTANCIA MATERNA

Si la madre de un lactante llega a contagiarse con el virus, es importante no suspender la alimentación por leche materna, ya que el menor está adquiriendo por esta vía todas las defensas que necesita para su crecimiento. “Según publicaciones no se ha detectado el virus en líquido amniótico ni en leche materna, por lo tanto, la recomendación a la mamá con Covid-19 es seguir dando leche sin tener contacto directo con el bebé y esto se debe hacer extrayendo la leche y guardándola como lo sugieren los médicos, pero previamente debe haber un lavado adecuado de las mamas. Si no es posible eso hay que extremar las medidas de prevención para evitar una posible transmisión del virus al niño”, puntualizó la profesional.

Deja un comentario

Deja un comentario