Desde hace una varios meses que la fiscalía de Licantén en conjunto con el OS7 de Carabineros, realizaban diversas diligencias con el fin de dar con un grupo de sujetos que se dedicaban a la compra y venta de cocaína y marihuana para venderla a distribuidores y adictos de esa comuna y toda la costra norte del Maule.

De esta forma y gracias a diversas técnicas que autoriza la ley 20 mil de drogas, se pudo contar con todos los antecedentes que finalmente permitieron detener a seis imputados los que este martes fueron formalizados de cargos por los delitos de tráfico de droga y tenencia de arma de fuego.

“Esta investigación se inicia en el mes de febrero del 2017 y se investigaba una agrupación de personas dedicadas al tráfico de droga en Licantén y que traficaban en la misma ciudad y ciudades aledañas. El modo operandi era que adquirían la droga en la ciudad de Santiago la trasladaban a la zona y la distribuían a distintos adictos de la ciudad, principalmente cocaína y marihuana. En conjunto con funcionarios del OS7 de Talca los investigamos arduamente desde esa fecha hasta ahora. Se hizo un seguimiento en el peaje de Quinta se detuvo a dos personas que trasladaban la droga a Licantén quienes la estaban esperando”, afirmó el fiscal jefe de Licantén José Alcaino

Finalmente el tribunal acogiendo la tesis de la fiscalía dispuso la prisión preventiva de Gustavo Pérez Olivos, líder de la banda, Rodrigo Navarro Garcés y Tomás Morales Calquín. En contra de las otras tres personas detenidas a quienes también se le pidió la medida cautelar de prisión preventiva, el tribunal no accedió a aquello siendo apelada esta decisión en la misma audiencia por la fiscalía, razón por la cual ahora será la Corte de Apelaciones de Talca la que deberá revisar los antecedentes, escuchar a las partes y resolver si mantiene las cautelares otorgadas o decreta la prisión preventiva.

Deja un comentario

Deja un comentario