Fue al interior de una sala en la tienda Ripley donde las mujeres, que se encontraban retenidas por el delito de hurto, decidieron e incluso manifestaron a viva voz, iniciar un incendio el que finalmente ocurrió debiendo actuar personal de bomberos.

Ambas imputadas permanecían con detención ampliada desde el pasado jueves hasta la espera de los resultados realizados por peritos químicos y eléctricos de Santiago de la PDI, quienes a petición de la Fiscalía llegaron al lugar con el fin de levantar evidencias las que finalmente involucran directamente a ambas mujeres en este ilícito por el cual fueron formalizadas este domingo.

La fiscal Paula Rojas a cargo de la investigación manifestó que «los antecedentes de investigación hasta ahora allegados permiten establecer que en la sala de retención una de las niñas detenidas como autora del delito de hurto habría encendido un objeto y lanzado a la sala contígua que une las bodegas de almacenamiento de vestuario, mientras que la otra habría prendido fuego al interior de la misma sala de retención. Previo a ello ellas habían golpeado las puertas de la sala de retención y habrían amenazado con incendiar».

De esta forma ellas fueron formalizadas como coautoras del delito de hurto e incendio, este último con una alta pena de prisión por las circunstancias del hecho al tratarse de un lugar con gran afluencia de personas.
El tribunal acogió la petición de la fiscalía en torno a imponer la prisión preventiva en contra de ambas por estimar que son un peligro para la seguridad de la sociedad y se fijó como plazo de investigación tres meses.

Deja un comentario

Deja un comentario