El Gobierno ya trabaja en el anuncio que hizo el Presidente a comienzos de semana sobre el recálculo en las expectativas de vida para elevar la pensión en casos de enfermos terminales. Desde La Moneda señalaron que el Ministerio de Salud será el encargado de determinar el número de casos que podría incluir la propuesta. Según la primera estimación de la cartera, los enfermos terminales serían cerca de 37 mil personas al año, señaló el ministro de Salud, Jaime Mañalich.
La cifra, precisó, considera a los enfermos terminales que usan la cobertura de cuidados paliativos de cáncer mediante AUGE, que son unas 17 mil personas al año, entre los beneficiarios de Isapre y Fonasa. A ellos se suman los enfermos terminales de cuidados paliativos no cáncer que, según el informe técnico del proyecto de ley que se tramita en el Congreso sobre este tema, se estiman en cerca de 20 mil. Es decir, las personas vinculadas al cuidado paliativo serían 37 mil aproximadamente, calculó el ministro. Sin embargo, Mañalich precisó que esta cifra es una primera aproximación, y que se debe depurar aún más. Explicó que, en primer lugar la definición de enfermo terminal es muy complicada y nadie puede estimar la expectativa de vida de las personas. Por lo tanto, lo primero que se debería definir qué se va a entender por ‘enfermo terminal’. Señala que, por ejemplo, puede haber personas que sufren enfermedades terminales, pero que no se acogen a la cobertura AUGE de cuidados paliativos, por lo que no se puede decir que este número es el universo total.
Por otro lado, señala que en el proyecto de cuidados paliativos no cáncer que se tramita en el Congreso, también podría haber enfermedades crónicas como artrosis, problemas a la columna por ejemplo, que no significan que esas personas necesariamente tengan una expectativa de vida corta. Ayer la senadora de la Democracia Cristiana Carolina Goic emplazó al Gobierno sobre el anuncio de recálculo de pensiones en caso de enfermos terminales y la falta de números sobre esta propuesta. ‘Lanzan una idea sin siquiera entregar datos precisos. La improvisación es una mala forma de hacer política’, dijo en el diario La Segunda.

Propuesta podría atrasar la reforma
La subsecretaria de Previsión Social, María José Zaldívar, señaló ayer que para el Gobierno la reforma a las pensiones es una prioridad y que el tema del recálculo de las pensiones no está dentro del corazón del proyecto, por lo que no necesariamente podría ser ingresado en ella. Asimismo, manifestó que si esto entrara como indicación, ‘sí podría atrasar’ la tramitación de la reforma.
Zaldívar se refirió también a la indicación que hicieron el miércoles los diputados Eduardo Durán (RN) y Gabriel Silber (DC) para que se votara en la discusión en Sala el retiro de fondos en caso de enfermedades terminales y para pago de créditos hipotecarios. ‘Me parece muy bien que los parlamentarios quieran contribuir dentro del proceso legislativo, pero en esta materia que es de seguridad social es el Ejecutivo el que tiene la iniciativa exclusiva’, dijo la subsecretaria en un seminario sobre reforma previsional, organizado por la consultora Willis Towers Watson.

Deja un comentario

Deja un comentario