Se suponía que la estrategia diseñada por el otrora niñero de Marco Enríquez-Ominami (y además actual Presidente del PPD), mister Pepe Auth, que como era de esperar incluía una astuta maniobra comunicacional, no tuvo la recepción que esperaban los dirigentes del instrumental partido político y es que invitar al ex candidato presidencial a analizar los resultados de las pasadas elecciones en el Concejo General pepedé, plantaba un golpe mediático de proporciones que, de haber cuajado, daría la impresión de que MEO apoyaría a Eduardo Frei en la carrera presidencial o, en el peor de los casos, auspiciaría el salvavidas político de Auth frente a los cambios que se aproximan.

Fiel a su fallo anterior, Enríquez respondió a la invitación con un respetuoso gracias, pero que no iría a la reunión, por lo que sólo después del 17 de enero estaría en condiciones de sentarse a hablar con sus amigos del PPD. Por consiguiente, podríamos decir que lo hecho hasta este minuto por parte del ex candidato es su máximo esfuerzo, así que por majadero que suene, no hay espacios para más generosidades del amo del 20%, salvo por la pública resistencia de llamar a votar por Frei o Piñera. De hecho, MEO profundiza sus diferencias con el abanderado de gobierno al reiterar (vía Twitter) que durante la campaña pasada, el Senador se esforzó en decir que para gobernar se necesitaban equipos y que él no los tenía; pero ahora, ohhhhhhh, milagro, se regocija en fichar a un par de inexistentes colaboradores.

Pero las esperanzas (o porfía) de Pepe Auth son a toda prueba y parece que no basta un desaire para desanimarlo. En ausencia del díscolo Diputado aplacará los ánimos con un voto político del Concejo, tado para destacar el valor y el rol que cumplió y cumple Marco Enríquez-Ominami en la política chilena. Acciones todas, hay que decirlo, muy distintas a las verificadas por Camilo Escalona en el PS y Juan Carlos Latorre en la DC, quienes no dan su brazo torcer y prefieren se les cierren las puertas definitivamente al insolente “marquito”.

Pero sigamos con las picardías de Pepe Auth. El PPD, además de lo dicho, subirá la apuesta con una solicitud “zanahoria”. Una idea bastante más meditada que la solicitud de la DC de imitar a Piñera con el bono marzo. Los pepedés ablandarán a Eduardo Frei para que se matricule con el eslogan de “gobierno de unidad” y así sensibilizar a los meístas. ¿Ofrecerán ministerios?. ¿Algún mea culpa?. Podría ser, pero de seguro que Marco rechazará cualquier intento de domesticación, dejando todo nuevamente en cero, salvo por el detalle de que prosperen o no los esfuerzos del PPD, estos quedarán como el partido bisagra de la Concertación y bien instalados para encabezar, desde dentro, el deseo de renovación y cambio que tanto piden los electores.

Mientras Pepe Auth procede sin obstáculos con su plan salvavidas, lo malo para Eduardo Frei es que este tipo de mejunjes sólo distraen al votante y perjudican los esfuerzos de su equipo y el Gobierno de concentrar los dardos contra Sebastián Piñera. Es decir, Pepe mantiene abierto el frente interno.

LO que parecen no comprender (o ver) los muchachos en el comando oficialista es que Pepe Auth se dio cuanta hace ya un rato que es muy difícil cumplir con el objetivo de ganar en enero, por lo que es mejor y más rentable abocarse a salvar lo que queda de partido (mal no le fue en las elecciones), reposicionarlo aislándolo de la polémica y de paso quedando él mismo, cualquiera sea el escenario, como la figura con mejor posición de liderazgo.

Son alrededor de 950.000 mil votos los que separan a Frei de La Moneda. Si tomamos en cuesta los datos entregados por la última encuesta de la Universidad del Desarrollo en cuanto a que cerca del 80% de los electores ya tiene su decisión tomada y tan sólo el 14% aún tambalea, se entiende (o justifica) el cambio de prioridades para el PPD, ¿o no?.

Matías Carrozzi

Sociólogo

Deja un comentario

Deja un comentario