Consumir diariamente agua es un acto fundamental en el cuidado de nuestra salud, más aún cuando ya comienzan las altas temperaturas y necesitamos una mayor hidratación.
El gran problema frente a este consumo se genera cuando por falta de tiempo o comodidad decidimos rellenar botellas plásticas ya usadas.
Desde el año 2007, diversos estudios han concluido y advertido a la población que reutilizar las botellas de agua desechables puede provocar contaminación bacteriana.
Este tipo de contaminación se produce debido a que el plástico se puede estropear, estrechándose o agrietándose, transformándose en el habitad ideal para que bacterias pueden sobrevivir, las cuales al ser ingeridas se convierten en un importaten riesgo para la salud.
A razón de esta inocente, pero peligrosa práctica, los expertos recomiendan el uso de botellas de cristal con una capa protectora, así como también las botellas de acero inoxidable.
Si finalmente no tienes a mano alguna de las opciones mencionadas, las botellas plásticas de polipropileno son las más indicadas, ya que estas normalmente tienen un plástico blanco, pero debes recordar mantenerlas limpias, lavarlas y dejarlas secar, para minimizar la proliferación de bacterias.

Deja un comentario

Deja un comentario