Paleontólogo que trabajó en hallazgo del Chilesaurus explicó en la UCM lo relevante del descubrimiento.

En la U. Católica del Maule se desarrolló, desde el 13 al 15 de octubre, la IX Reunión Anual de la Sociedad Chilena de la Evolución -SOCEVOL-, evento en el que participaron más de 70 científicos de Chile y otras partes del mundo, donde académicos y estudiantes universitarios de pre y postgrado presentan sus estudios en el campo de la Evolución.
Con la presencia de destacados científicos como el profesor de la U. de California Dr. Douglas Eernisse, quién es biólogo marino y zoólogo especializado en invertebrados marinos, siendo uno de los científicos más reconocidos en el mundo en esta materia; y el Dr. Eduardo Palma, investigador nacional experto en biología evolutiva; se desarrolló esta actividad en la U. Católica del Maule, gracias a la gestión realizada por el académico de la Escuela de la Facultad de Ciencias Básicas, Dr. Nelson Velásquez, que es parte del directorio de SOCEVOL.
La historia del Chilesaurus
Una de las novedades de este año es que por primera vez en la Reunión Anual de la Sociedad Chilena de Evolución, hubo un simposio enfocado a la paleontología, donde expuso entre otros David Rubilar, quién es jefe del área de paleontología del Museo Nacional de Historia Natural y trabajó en la investigación del conocido Chilesaurus.
El investigador señaló que este hallazgo “nace de la vinculación con el museo de Ciencias Naturales de Buenos Aires y otros paleontólogos, que una vez que se recopilaron diferentes fósiles, se generó un equipo de trabajo en torno a este hallazgo”.
La historia -tal como el mismo Rubilar la contó en su exposición- comienza cuando “Manuel Suarez, geólogo nacional, viajó con su familia de vacaciones a la Región de Aisén, en la parte sur del Lago General Carrera y fue a explorar unas rocas que son de origen volcánico, las que son muy interesantes porque se pueden obtener muestras que te permiten datar la edad de la roca. En este paseo familiar, su hijo -Diego Suarez- que lo estaba acompañando, identificó huesos fósiles, que al estar entre rocas datables, es como que se alineen los astros en paleontólogía, porque se puede saber de manera muy precisa la edad y ahí sabemos que el Chilesaurus tiene 147 a 148 millones de años”.
“Ellos -continuó el es jefe del área de paleontología del Museo Nacional de Historia Natural- enviaron las muestras a Argentina para que identificaran las piedras y fósiles, y allá se dieron cuenta que tenían un montón de huesos de diferentes especies de dinosaurios, por lo que se decidió volver al lugar del hallazgo e investigar bloques de esta piedra volcánica y ahí se dieron cuenta que habían animales articulados completos”.
Nace el Chilesaurio Diegosuarezi
Para sorpresa de Rubilar y todos los que estaban analizando esos fósiles de dinosaurios, esos esqueletos estaban compuestos de piezas que se pensaba que eran de diferentes dinosaurios, descubriéndose un linaje nuevo, que “revolucionó la historia de los dinosaurios. Es un animal que mezcla a los dinosaurios con pico de pato por la forma de su pelvis, que tiene los brazos como los tiranosaurios, en circunstancias que ellos aparecieron millones de años después, el patrón dental es de un tipo morfológicamente novedoso, porque tiene dientes que son de animales carnívoros y herbívoros, es fascinante”, contó Rubilar.
Así el Chilesaurus abrió el espectro de que existen más tipos de dinosaurios de los que se conocían, tal como lo comentó el paleontólogo: “Al ver la importancia de este descubrimiento, hicimos un contacto con el Museo de Historia Natural de Buenos Aires, y realizamos un estudio, que llegó a ser portada de la revista “Nature” -la más importante en el mundo de la ciencia-, transformándose en noticia mundial. Yo fui parte de ese estudio”, contó Rubilar.
Chile tiene su propio Parque Jurásico
Con el Chilesaurus ya descubierto, los científicos no se conformaron con ese hallazgo, por lo que retornaron al Lago General Carrera, en busca de más especies desconocidas.
“Estamos recuperando material que está siendo limpiado para posteriormente ser estudiado, pero creemos que este yacimiento en Aisén tiene un potencial insospechado porque se han descubierto y se están estudiando animales impactantes, como un cocodrilo articulado terrestre jurásico, que corría como un perro, pero que es muy similar a ese reptil, que espero que sea tan bizarro como el Chilesaurio” dijo Rubilar, quién luego agregó que “ese lugar es una rareza biogeográfica, por lo que creemos que van a aparecer muchas más especies. Yo fui en el verano y nos trajimos dos fósiles de Chilesaurus completos nuevos. Para nosotros ese lugar es el verdadero parque jurásico. El lugar al ser tan difícil de acceder por ahora se protege sólo, pero en palentología lo sitios se protegen en la medida que no se conozca donde están”.

Deja un comentario

Deja un comentario