“Ustedes son sorprendentes, impresionantes, especialmente talentosos”, fueron algunos de los comentarios de Oscar Williams, director, pianista y vocalista del cuarteto góspel La Banda de la Vida. Los elogios iban dirigidos a los estudiantes de la Escuela de Música de la Universidad de Talca que cantaron y tocaron junto a él y a las voces femeninas del grupo: Dorrian Neymour, Tracy Smith y Thelma Guyton.

Oscar Williams y la Banda de la Vida vinieron a mostrar la música góspel y terminaron improvisando un gran grupo de voces y cuerdas con los alumnos. Fue tanto el “feeling”, que la experiencia de cantar y tocar juntos en una clínica musical se repitió en la presentación realizada en el Centro de Extensión “Pedro Olmos”.

El cuarteto estadounidense, originario de Saint Louis, Missouri, vino a Chile, como parte de una gira a varios países. Se presentó en Santiago y en la Universidad de Talca. “Aquí vino por recomendación de la agregada cultural de la embajada, que tiene una muy buena opinión del coro de la Universidad de Talca”, comentó la especialista cultural Sandra Perroni. Acompañó también al grupo el agregado de prensa y cultura, Gerry Keith

Oscar Williams y la Banda de la Vida vinieron invitados por la Embajada de Estados Unidos, en el contexto de un programa denominado El camino del ritmo y la iniciativa Jazz en el Lincoln Center. La finalidad es dar a conocer especialmente la música góspel, de carácter espiritual y origen africano, que cultiva este cuarteto y que el grupo fusiona también con jazz, country y hip hop.

En la Escuela de Música, el cuarteto interpretó algunos temas, en forma individual y colectiva y hubo un diálogo con el público estudiantil. Posteriormente Oscar Williams invitó a cantar al coro, dirigido por René Peñaloza. Luego, propuso hacer algunas interpretaciones en conjunto, a las que se sumaron algunas cuerdas de la Orquesta Juvenil. Bastaron unos minutos de ensayo y el resultado fue tan satisfactorio para él, que comprometió a los estudiantes para acompañar al cuarteto en la presentación de la noche, en la Casa Central.

“Ustedes son impresionantes, sorprendentes”, dijo Williams a los estudiantes. Y a los profesores les señaló: “Ustedes están haciendo un trabajo impresionante con estos alumnos tan talentosos. No es fácil entender la música tan rápido y yo creo que el mundo necesita saber que Talca tiene una de las mejores universidades que yo he conocido”, expresó.

“Son talentosos y lo dije porque es así. Siempre tomo contacto con estudiantes de música que aman y se emocionan con lo que hacen. Siempre es una gran experiencia, porque ellos quieren aprender y yo quiero enseñarles y aprender de ellos”, dijo Williams.

El músico invitó a los estudiantes a hablar de la vida, a través de la música, para contrarrestar la negatividad que predomina en el mundo.

La directora de la Escuela de Música, Mirta Bustamante, destacó el valor de la jornada para los alumnos. “Fue un intercambio de música muy práctica para los estudiantes, porque hicieron improvisación, música sin partituras, siguiendo mucho lo que dicta el corazón y pudieron expresarlo muy bien. Fue algo muy expresivo, de mucha simpatía, con humor e, incluso, mensajes espirituales muy hermosos”, señaló.

Deja un comentario

Deja un comentario