En un oficio emitido por el Ministerio de Defensa a la Cámara de Diputados, se detalla una larga lista de propiedades bajo la categoría de Patrimonio de Afectación Fiscal (PAF), administradas por el Comando de Bienestar del Ejército, que han sido vendidas o arrendadas y cuyas ganancias, según los denunciantes, no van al Fisco, sino a las cuentas institucionales.

Según información entregada por el Ejército, el Comando de Bienestar recibió alrededor de $10 millones de dólares en la última década por concepto de arriendo, solamente en el último año fueron casi $1.000 millones de pesos.

Actualmente 5.630 inmuebles se encuentran bajo el régimen PAF, los cuales tienen un avaluo fiscal que supera $400 mil millones.

El diputado de Revolución Democrática y presidente de la Comisión de Defensa, Jorge Brito, denuncia que estas prácticas están llevando al Estado a perder propiedades y recursos millonarios, consigna Meganoticias.

El parlamentario sostiene que lo más grave es que estas transacciones generan enormes ganancias económicas para la institución amparadas en la ley, pese a que en casi todos los casos las propiedades ya no tienen un fin social, como era el objetivo inicial, sino estrictamente comercial.

Respecto al caso, la Contraloría informó que se «está investigando los casos presentados. Además se considerará estos antecedentes para la planificación de próximas fiscalizaciones a los Servicios de Bienestar de las Fuerzas Armadas».

Por su parte, el ministro de Bienes Nacionales, Felipe Ward, señaló que: «Hay un cuestionamiento que hacer, es una disposición que está establecida en virtud de una ley y yo creo que es momento de revisarlo».

Además, agregó que el Ministerio no tiene la facultad de reincorporar estos bienes al patrimonio fiscal. «Pueden hacer lo que quieran, a diferencia de las destinaciones y las concesiones, donde el bien inmueble sigue siendo parte del patrimonio del fisco, en el caso del Patrimonio de Afectación Fiscal técnicamente deja de ser parte del patrimonio del fisco, desde la perspectiva de que la disposición es autónoma y pueden venderlo sin preguntarle a nadie».

En el Ejército explican que el origen era generar recursos para mejorar la calidad de vida del personal, y son reinvertidos en viviendas fiscales.

El jefe de patrimonio fiscal del Ejército, Coronel Rodrigo Suazo, explicó que este dinero «va al Comando de Bienestar, a un centro de costo denominado ‘Activo Fijo’, que se asocia a proyectos de inversión».

En ese mismo sentido, asegura que el proceso es transparente y que hay regulación externa e interna.

Deja un comentario

Deja un comentario