Las isapres perdieron un total de 26.182 afiliados hasta julio pasado, correspondientes a 52.741 beneficiarios, una caída que la industria atribuye al importante aumento del desempleo desde la llegada del Covid-19 al país.

Cabe destacar que en noviembre de 2019 sus cotizantes alcanzaron un peak de 1,9 millones y luego comenzaron a descender, por lo que desde la Asociación de Isapres afirman que la baja «tiene estrecha relación con el impacto del estallido social y posteriormente el coronavirus y los efectos en la economía y el empleo».

Sin embargo, el presidente del gremio, Gonzalo Simon, planteó a El Mercurio que «la afiliación de las isapres es cíclica, se incrementa cuando la situación económica, de ingresos y de empleo asalariado mejora, y disminuye o se estanca cuando la situación económica empeora y el empleo asalariado cae. En todo caso, se revertirá cuando se reactive la economía».

A la espera de que se produzca esa reactivación, las isapres han optado por la estrategia de activar planes especiales para apoyar a los chilenos que han perdido su trabajo, a los que a la fecha se han suscrito 20.200 afiliados «para mantener las coberturas de sus planes, llegando a 35 mil si se consideran los integrantes del grupo familiar», según el ejecutivo.

Entre las medidas implementadas en pandemia se encuentran la extensión de la cobertura del plan por cesantía, la eliminación del copago en su prestador preferente en caso de hospitalización o descuentos en medicamentos, y más de 45 mil personas han accedido a alguna de ellas en este periodo.

Deja un comentario

Deja un comentario