Pasear de la mano con hijos o pareja, llevar documentos en una carpeta o un maletín son acciones comunes, pero que se dificultan cuando existe alguna discapacidad visual y la persona debe utilizar el reconocido “bastón blanco”, que le posibilita desplazarse de manera autónoma por la vía pública. Sin embargo, el uso de este elemento de apoyo conlleva algunas dificultades y efectos negativos en la salud de los brazos y manos, como por ejemplo problemas en tendones y músculos que se van desarrollando con el tiempo.

Esta reflexión y el estudio de los efectos que sufre quien usa el bastón, llevó a Silvana Herrera, quien estudiaba en 2018 la carrera de Diseño en la Universidad de Talca y que hoy es profesora de esa casa de estudios, a buscar una solución diferente para este grupo de la población que sufre alguna discapacidad visual severa.

“Es una banda sensorial de campo sonar para la movilidad libre de las personas con discapacidad visual y le permite al usuario hacer como un mapeo mental de lo que tiene al frente, basado en la tecnología sonar”, Silvana Herrera.

El dispositivo, llamado “MOV”, funciona gracias a una serie de sensores ultrasónicos que le facilitan a quien lo usa percibir cuerpos u objetos que se encuentran frente a ella, a través de vibraciones. “Los sensores electrónicos hacen el mapeo y mandan la información a un microcontrolador, que a su vez da una respuesta a través de vibraciones. Con esto se pueden percibir objetos a diferentes distancias, lo que facilita a la persona saber si hay obstáculos en su camino y así desplazarse sin el bastón. Mientras más cerca el objeto, la vibración es mayor”, precisó la creadora, quien agregó que entre sus características está que se carga a través de USB –al igual que un celular- y que sus indicaciones para su uso se leen en Braille en el mismo dispositivo.

La profesora desarrolla la iniciativa en colaboración con otros dos académicos de la misma institución, Jorge Cartes –quien fue el guía inicial del proyecto- y José Ignacio Torres, a ellos se suma el apoyo en el área de sensores y programación de profesionales del Laboratorio de Fabricación Digital (FabLab) de la Facultad de Ingeniería de la UTalca.

“El proyecto ha tenido muy buena recepción en todos los niveles, tanto en la universidad, como organizaciones externas y los posibles usuarios. Estamos en un proceso de entrevistas corroborando la propuesta de valor de la tecnología con distintos usuarios y tomadores de decisiones y cada uno de ellos quedan encantados con la idea y el impacto que puede tener en la vida cotidiana de una persona con limitaciones visuales o con ceguera total”, comentó el profesor Jorge Cartes.

Espíritu social

En este sentido, la profesora Herrera señala que lo más importante del dispositivo es que permite a las personas tener sus manos disponibles para otras acciones, sin interrumpir su sistema háptico, que les permite percibir el mundo a través de sus otros sentidos.  “Cuando hicimos el estudio inicial me di cuenta que estas personas usaban el bastón a través de golpes en el suelo, y estos movimientos repetitivos les causan problemas físicos a largo plazo. De hecho estamos realizando una encuesta a este grupo de la población y muchos tienen problemas en las muñecas o en el codo, presentan tendinitis o bursitis y muchas callosidades en las manos que hacen que pierdan el tacto, que es uno de sus principales sentidos”, explicó Silvana Herrera, quien agregó que si la persona sufre un accidente en sus manos, tampoco puede utilizar el bastón blanco y con ello se imposibilita su libre movilidad.

Cartes destacó además que el aparato cumple un rol social: “Este objeto permite un mayor grado de libertad y movilidad para las personas que lo usen y además facilita su sociabilización e integración, promoviendo su independencia”.

El prototipo fue probado en una persona con ceguera total para validar su funcionamiento y durante este año los profesionales seguirán avanzando en las pruebas de laboratorio y con algunos sensores distintos. “Queremos que sea una ayuda técnica para las personas, que se sientan independientes, no se sientan estigmatizados, sino que vean en él un apoyo, algo contemporáneo, que sea como andar con un celular o un reloj inteligente”, expresó Silvana Herrera.

Michael Moraga, quien tiene ceguera total y que ayudó en la validación del prototipo, destacó la comodidad e innovación del diseño: “Es agradable al tacto y cómodo de usar, no es invasivo, y lo maravilloso es que desde el punto de vista social nos trae muchas ventajas, como comenzar a dejar de lado el bastón y dar mayor independencia en la urbe. Es muy común ver a los no videntes tomados del hombro de una persona que los guía, pero esto nos sirve para tener más libertad y desarrollarnos de mejor manera”.

El director de la Escuela de Diseño de la UTalca, Raimundo Hamilton, valoró el trabajo que realiza el equipo de profesores, y en especial considerando que esta iniciativa surgió desde las aulas de la carrera. “La sensibilidad de todo diseñador es saber trabajar con las personas y para las personas, como escuela fomentamos este tipo de proyectos que puedan mejorar la calidad de vida de alguna parte de la población, como es esta iniciativa”, señaló.

El académico agregó que los estudiantes desarrollan diversos talleres durante toda su carrera que fomentan su creatividad y la generación de productos, además de su espíritu emprendedor. “Esto no solo tiene que ver con hacer un negocio, sino que con lograr desarrollar un proyecto en su totalidad. En términos de fabricación contamos además con bastantes equipos para hacer prototipado, lo que permite que los estudiantes puedan probar sus ideas y junto con ello buscamos asociarnos con otras unidades de la universidad para generar equipos multidisciplinarios”, afirmó.

Patente

Silvana Herrera explicó que la tecnología se utiliza en diversas áreas o productos, como es en la industria automotriz, pero que este tipo de sistemas para personas con discapacidad visual no existen, por lo que ahora su creación se encuentra en proceso de patentamiento, con el apoyo de la Vicerrectoría de Innovación y Transferencia Tecnológica de la institución. “Queremos escalarla el diseño para desarrollar una empresa con base tecnológica y así seguir el desarrollo de ‘Mov’. La tecnología ya está validada y queremos avanzar en una próxima etapa donde exista un prototipo funcional que se lance al mercado”, precisó.

Know Hub Ignition

La iniciativa de la UTalca fue seleccionada con otras 15 en el programa “Ignition” de Know Hub, que es financiado por Corfo, universidades y centros de investigación del país. Este concurso busca transformar los resultados de investigación académica y de centros, en productos y servicios concretos, transfiriendo con ello el conocimiento de las universidades al mercado. Los 16 proyectos nacionales seleccionados continuarán en competencia durante estos meses, finalizando este proceso a fines de octubre, cuando se seleccionarán tres emprendimientos que participarán de una estadía de una semana en la Universidad de California de Riverside, Estados Unidos, donde los finalistas tendrán reuniones con potenciales proveedores, clientes e inversores, en el marco del programa I-Corps de dicha instituciones educacional.

Además, la iniciativa acaba de adjudicarse fondos a través del Concurso valorización de la Investigación en la Universidad (VIU) 2020 de la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo (ANID).

Deja un comentario

Deja un comentario