En el Primer Estudio Nacional de la Discapacidad (ENDISC- CIF), realizado en Chile por el Fondo Nacional de la Discapacidad (FONADIS, 2004), se señala que en el país sólo un tercio de las personas con algún tipo de discapacidad desempeña algún trabajo remunerado. Respecto de lo anterior, el 12,9% de los chilenos y las chilenas tienen algún tipo de discapacidad, lo que corresponde a 2.068.071 personas. De este porcentaje el 70,8% no realiza un trabajo remunerado lo que corresponde a 1.380.874 personas. En la Región del Maule, con la mayor tasa de discapacidad a nivel nacional, el 17,7% de la población regional presenta una discapacidad, lo que corresponde a 168.251 personas. De ellas solo 45.799 realiza trabajo remunerado lo que representa al 28,2%.
Se está frente a una dificultad que requiere urgente atención y de una remirada desde la política pública, problema que se traduce en la inserción laboral de la persona con discapacidad intelectual. Al respecto, los autores Ortiz y Vidal (2010) señalan que entre la causa que podrían explicar el problema de la inserción laboral de las PcDI en el país y en la Región del Maule, se podría destacar en la formación inadecuada de estas personas para el acceso al empleo en empresas normalizadas. Inconveniente que genera un alto nivel de desempleo a nivel nacional de estas personas, que según la Fundación Nacional de Discapacidad (FND) alcanza a un 90 %, el otro 10 % se desglosa en 9 % que desarrolla labores informales y solo el 1 % que encuentra trabajo y contrato laboral, siendo el desempleo a nivel nacional de personas sin discapacidad un 6.2 % según el Instituto Nacional de Estadística.
A nivel país se carece de un cuerpo legislativo con normativas más específicas para el apoyo al empleo de las PcDI; existe la necesidad de mayores fuentes de financiamiento a nivel de Gobierno para el apoyo a la inserción laboral en la empresa de PcDI; mayor compromiso social de la empresa privada; y, carencia de programas eficaces para apoyar la inserción laboral en la empresa de las personas con discapacidad intelectual.
Como un aporte y solución al problema de la inserción laboral de la PcDI es que se elabora y se trabaja en un proyecto cuyo objeto es evaluar las percepciones sobre la inserción laboral de personas con discapacidad intelectual desde la perspectiva de empresarios y de profesionales que trabajan en escuelas de educación especial de la Región del Maule.
Este trabajo se hace bajo la mirada del Empleo con Apoyo, en función de: a) el mejoramiento de la calidad de vida de dichas personas, b) los éxitos informados por la Unión Europea al implementar el Empleo con Apoyo en personas discapacitadas, y c) la oportunidad de implementar en jóvenes con discapacidad intelectual en el país las medidas que el Gobierno de Chile ha ido creando para proteger y promover el empleo de las personas en edad laboral. A través de este modelo, de inserción laboral, se están abriendo muchas puertas tanto para las personas con discapacidad, familiares, asociaciones, centros y servicios, administraciones, empresas, sindicatos y otros agentes sociales. En la actualidad el Empleo con Apoyo es una alternativa laboral con resultados significativos a nivel internacional y algunas iniciativas privadas a nivel país, modelo que según Vidal y Cornejo cuenta con amplia evidencia basada en resultados.

Por: Rubén Vidal Espinoza, Académico Escuela de Educación Especial. Universidad Católica del Maule

Deja un comentario

Deja un comentario