Desde los primeros días de la catástrofe, la Dirección Comunal de Salud de la Municipalidad de Talca, ha estado preocupada de dar la mejor atención a los usuarios, especialmente en el área psicológica, pues después de una situación como lo fue el terremoto la comunidad puede presentar trastorno de estrés post traumático.

Hernando Durán, Director Comunal de Salud, señaló que por ello en una primera instancia trabajaron junto a la Seremi de Salud y el Servicio de Salud del Maule para capacitar a los psicólogos y asistentes sociales de la Dirección Comunal, “porque consideramos fundamental que en la medida que ellos estuvieran capacitados, tendrían más facilidades y herramientas para atender al público; además de apoyar a los funcionarios entendiendo que el terremoto no sólo afecto a los usuarios, sino también a nuestro personal”.

Durán, comentó que hasta la Dirección Comunal llegó un equipo de psicólogos que han prestado atención voluntaria en los Centros de Salud. “Ha sido de mucha ayuda el apoyo de los psicólogos. Creemos que es fundamental que éste se mantenga, que lleguen más voluntarios, que la universidades con sus programas de extensión se hagan parte de nuestro trabajo”.

El Psicólogo, Víctor Gómez, quien desde hace tres semanas colabora en forma voluntaria con la Dirección Comunal de Salud, valoró el trabajo que ha realizado este organismo frente a la catástrofe. “Están preocupados de la comunidad, el consultorio está ahí con profesionales para ellos y por ellos, al ver esto la gente devuelve una sonrisa. He visto la preocupación, el trabajo que están realizando, se están coordinando distintas acciones”, comentó.

El psicólogo, quiso dar algunas recomendaciones a la comunidad y lo primero es entender que la situación emocional que están pasando es normal. “La gente tiene que estar tranquila, debe lograr identificar entre lo que es un mito y lo que es realidad, informarse por las vías pertinentes ya sea medios de comunicación, las autoridades”. En el caso de los padres, si hay réplicas mantener la calma, “no llorar, no correr, ya que el niño siempre va a seguir la actitud del papá o la mamá, porque son sus bases referenciales”.

Por otra parte, dejar de hablar un poco del terremoto, optar por realizar actividades recreativas, reuniones familiares, potenciar lo positivo, “entender que las situaciones de miedo son normales, desenfocar un poco el tema”, fueron recomendaciones entregadas por el especialista.

Deja un comentario

Deja un comentario