El parlamentario gremialista celebró la iniciativa que busca integrar a los menores hacia la comprensión de una sexualidad responsable, aunque advirtió que los padres deben ser protagonistas del proceso educativo.

Ante el anuncio de la reformación del currículum escolar para impartir desde primer año básico las primeras nociones de educación en sexualidad, el Diputado del Distrito 39 (UDI), Romilio Gutiérrez, celebró lo que, a su parecer, involucra un importante paso focalizado a asumir una vida sexual responsable.

“Es una muy buena decisión impulsar la educación sexual desde temprana edad. Es necesario que nuestros alumnos tengan los conocimientos y la preparación frente a determinados temas en torno a la sexualidad”, precisó el legislador.

Gutiérrez puso especial énfasis en el cuidado que se debe tener para que dichos programas estén preparados para que se considere la participación de la familia, ya que “el núcleo familiar debe tener un protagonismo esencial. El rol que juegan los padres es fundamental”.

A juicio del parlamentario esta iniciativa tendiente a impartir clases de educación sexual a los alumnos desde el primer año básico, abordando temas como la anticoncepción y abuso sexual, involucra un avance significativo que permitirá prevenir y disminuir el embarazo adolescente.

“El embarazo adolescente es una situación que complica a muchas jóvenes afectando su vida personal, escolar y profesional. Considero positivo que finalmente se tomen medidas en torno a la situación. Para ayudar a que los colegios se integren a la iniciativa, los ministerios de Educación y Sernam determinaron siete planes de educación sexual ofrecidos por entidades privadas. Estos programas son aplicables desde los primeros cursos hasta la enseñanza media, y aunque cada uno aborda el tema desde una mirada distinta, se mantiene la consigna de postergar el inicio de la actividad sexual, entre otros temas esenciales para lograr la sexualidad responsable”.

Finalmente el Diputado Romilio Gutiérrez, indicó que la opción de que cada uno de los establecimientos pueda elegir entre siete diferentes programas, “es sin duda un hecho positivo. Aplaudo y valoro la medida, pero espero también que se siga perfeccionando permanentemente, para entregar una educación sexual integral a los alumnos y así puedan enfrentar de forma plena su vida”.

Deja un comentario

Deja un comentario