El diputado independiente Pablo Prieto ingresó hoy a la Cámara Baja un proyecto de resolución con el objetivo de modificar los criterios de evaluación y concesión de las metas en consideración a las dificultades que la pandemia ha significado para su cumplimiento, a petición de la Federación de Asociaciones de Trabajadores de la Salud Municipalizada (CONFUSAM) del Maule.

La pandemia ha exigido de sobremanera a los profesionales, técnicos y personal de salud, que se han transformado en la “primera línea” ante el combate del virus, que a la fecha ha cobrado la vida de más de mil personas en la región del Maule y 24 mil chilenos a nivel nacional.

En este sentido y a raíz de la emergencia sanitaria, durante más de un año las funciones del personal de salud han sido radicalmente alteradas, mediante la modificación de turnos, de prioridades de atención y del ejercicio de su profesión y dinámicas, abocándose a la medicina de emergencia e intensiva con el fin de cuidar a los enfermos de covid-19 a través de la  reorientación de la red asistencial pública y de los prestadores privados en salud, conformándose la denominada “Red Unificada de Atención”.

Como consecuencia, no es de extrañar que, en agosto del año pasado, un informe desarrollado en conjunto por distintas instituciones de salud daba cuenta de que al menos un 30% de los funcionarios presentaban una sintomatología de naturaleza mental de diversa complejidad. Además, al 31 de diciembre de 2020, 38 trabajadores de salud habían perdido la vida a causa de la infección.

A modo explicativo, sostuvo el diputad por el Maule, desde 2007 que los trabajadores de la atención primaria cuentan una asignación de desarrollo y estímulo al desempeño colectivo, estableciéndose la fijación de metas por parte del Ministerio de Salud y de los directores de cada Servicio de Salud, cuyo nivel de cumplimiento es estimado por las Secretarías Regionales Ministeriales de Salud. Del cumplimiento de dichas metas, depende el pago de asignaciones.

Con la llegada de la pandemia, el cumplimiento de las metas se ha visto totalmente alterado. En ese sentido, como los equipos de salud de nivel primario están enfocados casi en su totalidad en la atención del covid-19, se torna difícil o derechamente imposible desarrollar un correcto proceso de evaluación del nivel de cumplimiento y un adecuado ejercicio del derecho de apelación que este proceso engloba.

El diputado considera que es necesario impulsar, además, todas las acciones que permitan, en la mayor medida posible, mejorar el desempeño y facilitar el arduo trabajo que los equipos de salud están desplegando.  

En ese sentido, en el proyecto de resolución ingresado por el diputado Prieto se propuso la posibilidad de suspender la evaluación del nivel de cumplimiento de las metas del componente fijo y variable de la asignación cuando la dictación de una alerta sanitaria así lo amerite o bien cuando de manera fortuita o no atribuible al personal de salud se produzcan graves afectaciones en el centro de atención primaria que impidan la normal atención.

Además, concluyó el diputado Pablo Prieto, “se busca mantener el pago de la asignación ante la suspensión extraordinaria de la evaluación del nivel de cumplimiento”.

Deja un comentario

Deja un comentario