Como una obra que produce resonancia y no deja descansar la mente. Así fue descrito el trabajo de Diamela Eltit, durante la ceremonia en que la escritora chilena recibió de manos del rector de la Universidad de Talca, Álvaro Rojas, el Premio Iberoamericano de Letras “José Donoso”.

El galardón fue instituido el año 2001 por la UTALCA con el auspicio del Banco Santanter, en memoria del destacado escritor chileno vinculado por sus raíces familiares y culturales a la Región del Maule. Consta de un premio de US$ 30.000 (treinta mil dólares), junto a una medalla y un diploma.

Ante la nutrida audiencia que participó del evento, Diamela Eltit agradeció la decisión del jurado, que la distinguió con un reconocimiento que se ha posicionado como uno de los más importantes de las letras iberoamericanas.

Licenciada en Literatura, en 1979 Diamela Eltit fue una de las fundadoras del Colectivo de Acciones de Arte (CADA), el cual formó parte de la denominada “Escena de avanzada” que buscó reformular los circuitos artísticos durante la dictadura militar. De su recorrido por el mundo de las letras destacan títulos como “Una milla de cruces sobre el pavimento”, “Lumpérica”, “Por la Patria”, “El cuarto mundo”, “Vaca sagrada”, “Impuesto a la Carne” y la premiada novela “Los Vigilantes”.

Al referirse a su trabajo, la escritora señaló que “aún mantengo una distancia crítica con los consensos literarios y sus modas, más bien me interesa ese terreno tenso de la escritura, la dificultad que provoca el caos de la letra, ese rincón más opaco de las estanterías, la misma opacidad donde pueden encontrarse, sin embargo, los textos luminosos”, dijo.

“Me importa lo minoritario, el despliegue de singularidades que no cesan, las estelas que produce el descontento crítico y sus argumentaciones, la calle y la ciudad, la cuadra y sus modificaciones, los signos que emite el cuerpo en la ciudad, las hablas y sus usos y desusos”, agregó.
El rector de la Universidad de Talca, Álvaro Rojas, destacó que al cumplir una década el premio recayó sobre una narradora que no sólo se encuentra atravesando su mejor momento, sino que, además, “ha sido capaz de sensibilizarnos y producirnos todas las resonancias de la historia que llevamos a cuestas y los sentimientos que tuvimos, muchos de ellos frustrados, que están mágicamente registrados en su prosa”, señaló.

A su turno, el coordinador del Premio, el académico de la UTALCA, Javier Pinedo, dijo que “Diamela representa un Chile desgarrado, el de los 70 y 80, una literatura que no es cómoda de leer, que denuncia un momento histórico del país, lleno de ambigüedades y confusiones. No denuncia una situación política como tal, sino que sus consecuencias en la aparición de personajes perturbados, que no entienden de qué manera el país se transformó en una máquina llena de odio”, reflexionó.

Uno de los asistentes a la ceremonia, el destacado actor nacional Alfredo Castro, valoró profundamente el reconocimiento otorgado por la UTALCA a Diamela Eltit, cuyo trabajo calificó como un aporte notable para la literatura. “Todo lo que ella hace es de gran importancia, por lo político que contiene, por el nivel poético, la inteligencia y sensibilidad, la capacidad de narración, creación de los personajes, el cruce con la vida privada y los acontecimientos históricos del país. Sus estructuras narrativas son muy especiales, únicas”, comentó.

Deja un comentario

Deja un comentario