Día del Niño: un día de juegos y diversión, enfocado en el contacto afectivo

Día del Niño: un día de juegos y diversión, enfocado en el contacto afectivo

Personas en situación de discapacidad generan su propio negocio y progresan con apoyo del FOSIS
Buscan potenciar producción de los vinos espumantes maulinos
Fotógrafo maulino radicado en Argentina dictará curso intensivo de fotografía en Talca

Una de la fechas que concentra más bombardeo publicitario en el año es el Día del Niño, celebración del próximo domingo 9 de agosto, sobre la cual el académico de la Escuela de Psicología de la U. Católica del Maule, Gerardo Chandía, realiza un llamado a los padres para ser creativos, generando actividades entretenidas enfocados en el contacto afectivo con los niños y niñas, y no necesariamente obligándonos a caer en el consumo.

El principal error es ser presa de las estrategias publicitarias que nos incentivan la compra de un regalo “lo primero es recordar que el día del niño/a es una conmemoración de la ratificación por parte de Chile de la Convención de los Derechos del Niño realizada en el mes de agosto del año 1990, por tanto, es un acontecimiento que significó un cambio en la mirada de los niños/as, desde verlos como objetos de derechos a visualizarlos como sujetos de derechos, es decir, con capacidad de participación en su propio bienestar”, advierte el académico Gerardo Chandía.
Actividades como ver una película, cocinar en familia, pasear a las mascotas, salir de picnic, podrían ser unas de las alternativas que se contrapongan a esta era del consumismo, las que a juicio del profesional de salud pueden contribuir al vínculo entre niños/as y sus figuras significativas.
“El acento debe estar puesto en compartir un día de juegos, diversión y enfocado en el contacto afectivo. Idealmente todos los días debiesen tener la misma tónica, respecto del contacto afectivo e instancias lúdicas, sin embargo la vida diaria laboral de padres, madres y/o cuidadores dificulta el establecimiento de estas instancias, por tanto al menos un día al año, el énfasis pudiera estar puesto en un día de relajo, distención, y no necesariamente económicamente costoso”, explicó el psicólogo, coordinador del Centro de Atención Psicológica UCM, que por estos días está abriendo nuevamente su ciclo de atenciones gratuitas a la comunidad.
“Por último, recordar que los niños/as son felices con cosas sencillas, basta solo con creatividad y disposición a jugar.

Derechos del Niño de forma lúdica
Más que una modalidad escolar sobre estos derechos, aquí es clave la creatividad y la capacidad lúdica de los adultos para abordar el tema con los más pequeños “Esto adquiere relevancia, es decir, podemos educar en que todos los niños y niñas tienen derecho a un nombre y nacionalidad haciendo juegos en torno al carnet de identidad, en el caso de no tenerlo, hacer el ejercicio de comprometerse a ir a sacarlo, así también podemos educar a que expresen lo que piensan y sienten generando momentos en que los niños/as puedan decidir qué hacer, que tomen sus propias decisiones, con un criterio de seguridad obviamente, pero que ellos decidan por ejemplo que ropa colocarse para ir a un cumpleaños”, indicó el psicólogo.
Son los adultos quienes deben tomar mayor conciencia de los derechos del niños, los que son resguardar el derecho de ser niño, a recibir un nombre y apellido, a vivir en familia, a recibir educación, a tener recreación, a recibir atención médica, a expresar lo que piensan y sienten, a no ser explotado en trabajos que dañen o impidan que crezca como los demás niños y niñas, entre otros principios.
“Los derechos debieran estar presentes siempre y los adultos tenemos la misión de ser garantes de ellos, por tanto ya sea en la celebración de su día, así como todos los que restan del año podemos educarlos a partir de cuales son y cómo darlos a respetar en todos los contexto, ya sea en el colegio, en la casa, en su grupo de amigos/as, etc.”, comentó Chandía.
Por otra parte, se deben evitar las miradas adultocentristas, como por ejemplo de que en las celebraciones familiares exista una mesa especial para los niños, “esto los priva de compartir con los seres que más quieren. Si hacemos el ejercicio de preguntarles a los niños donde les gustaría estar, les aseguro que decidirán en la mesa con los adultos. En resumen, como adulto conozca los derechos y traspáseselos a los niños/as de forma lúdica y bien tratante”, sentenció el académico.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0