Junto con celebrar a nuestros hijos en su día, tenga en cuenta que el mejor regalo es cuidar su salud oportunamente.

Alguna vez le ha tomado las presión a su hijo? Sabe por ejemplo que una causa creciente de la hipertensión en los niños es la obesidad?, o que un lactante que no se alimenta bien, que tiene problemas respiratorios recurrentes, vómitos o convulsiones aisladas puede padecer este mal? Sabe por ejemplo que el tomar la presión de su hijo puede ayudar a descubrir a tiempo una insuficiencia renal que lo puede llevar al trasplante?

Según el Instituto Vascular de Santiago, la presión arterial es la fuerza ejercida por la sangre contra pared de la arteria, la que es generada por el corazón que actúa como la bomba, y que puede variar según la elasticidad de la pared de la arteria, el volumen o cantidad de sangre circulante y según lo extendida o reducida de la red de vasos sanguíneos por los que corre la circulación. Los parámetros de normalidad para la presión en niños están definidos en tablas según sexo y edad, y éstos son sustancialmente inferiores a los de un adulto. Sin embargo nuestros hijos también pueden sufrir hipertensión, por lo que es importante medirla cada en cada control médico para asegurarnos de que esté todo bien, ya que por ejemplo, un aumento en la presión puede ser un problema que derive en de insuficiencia renal.

Lamentablemente, una causa creciente de la hipertensión en niños es la obesidad, y entre las variables curables, la más frecuente es un trastorno de la irrigación de los riñones, ya sea por estrechez de la arteria que lo nutre, o porque la aorta, por sobre la emergencia de las arterias de los riñones, presenta una estrechez (coartación). En la infancia, un niño que no se desarrolla adecuadamente, que acusa dolor de cabeza, o que presenta cansancio, vómitos, mal rendimiento o sangramiento de narices puede estar padeciendo hipertensión, en los lactantes los síntomas son también vómitos, convulsiones y dificultad al respirar.

Sin embargo, la presión alta suele no presentar síntomas específicos hasta avanzada repercusión sobre el corazón o los riñones, manifestándose entonces como falla cardiaca o falla renal.

El cirujano vascular del Instituto Vascular de Santiago, Francisco Valdés, comentó que “la prevención de este problema pasa por el cumplimiento de los programas de pesquisa en los consultorios y hospitales, donde la toma de la presión debe efectuarse por lo menos en un control a todos los niños, mientras que su tratamiento depende de la causa, aunque afortunadamente las lesiones vasculares que causan graves aumentos en la presión arterial son corregibles y, por lo tanto, la hipertensión en ese caso es potencialmente curable aún cuando pueda acentuar el retardo en el desarrollo o ser causa de una falla cardiaca o renal”.

Si bien hoy es tiempo de celebrar, también es tiempo de prevenir y el estar atentos a la salud de los hijos es el mejor regalo que les podemos hacer.

Acerca del Instituto Vascular de Santiago (IVS):
Lo integran cinco cirujanos vasculares del Departamento de Cirugía Vascular y Endovascular de la Facultad de Medicina UC. Todos especialistas con estudios de postgrados y diplomados en EE.UU., en instituciones de excelencia mundial en el manejo de las enfermedades vasculares, como la Cleveland Clinic, Cleveland, Ohio y Washington University, Saint Louis, Missouri, quienes a lo largo de más de 35 años han incorporado al país las más modernas técnicas para el tratamiento de la patología arterial y venosa, beneficiando a más de dieciocho mil pacientes.

Además, los médicos del Instituto Vascular de Santiago se desempeñan como docentes de la Facultad de Medicina de la Pontificia Universidad Católica de Chile, creando el primer programa de formación de postgrado de la especialidad en el país, educando a más de 20 especialistas chilenos y otros de países Latinoamericanos. También, forman parte de diversos protocolos de investigación internacionales para el desarrollo y aplicación de nuevas técnicas de cirugía endovascular, manteniendo estrecho contacto con investigadores de Cleveland Clinic y otros centros de alto nivel mundial.

Deja un comentario

Deja un comentario