Con el apoyo desde Perú y México los imputados Mauricio Bustamante, Felipe Ziliani y Miguel Ruiz, recibían el dinero que era sacado desde la cuenta corriente de clientes del Banco Santander.

Las víctimas tras ingresar a la página web de la entidad bancaria les aparecía un mensaje que les señalaba que ésta estaba fuera de servicio y que reintentaran unos minutos más tarde. Al volver a ingresar eran llevados a una página similar a la del banco y es ahí donde al realizar diversos trámites sus claves y datos personales eran registrados por los delincuentes que finalmente se quedaban con su clave secreta y así podían traspasar grandes sumas de dinero a terceros.

Estas tres personas eran quienes finalmente recibían el dinero para luego hacerlo llegar a quienes manejaban las páginas web fraudulentas, quedándose antes con un porcentaje de lo recaudado.

El Fiscal a cargo de la investigación Juan Pablo Araya señaló que «se formalizó cargos como autores del delito de fraude informático y estafa, solicitando la prisión preventiva de los tres al considerara que son un peligro para la sociedad y que su libertad podría obstaculizar el éxito de la investigación».

Deja un comentario

Deja un comentario