Ministerio hizo transferencia de recursos a los 30 municipios del Maule. Cobertura aumentó en un 63% en relación al año pasado.
Una de las principales medidas del programa de Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet es el potenciamiento de la Ficha de Protección Social con el objetivo de que los beneficios que entrega el Estado lleguen a las personas que realmente lo necesitan.
Debido a lo anterior, el Ministerio de Desarrollo Social transfirió más de 250 millones de pesos a los 30 municipios de la región, aumentando la cobertura en un 63% en relación al año pasado (100 millones adicionales).
Al respecto, el seremi de Desarrollo Social, José Ramón Letelier, señaló que “sabemos la importancia que significa la Ficha de Protección Social para la gente, ya que es la puerta de entrada para los beneficios que entrega el Estado a la gente más vulnerable. Con esta inyección de recursos estamos demostrando la importancia que significa para nosotros, dinero con el cual los municipios podrán contratar personas debidamente certificadas e inscritas en el Registro Nacional de Encuestadores de nuestro ministerio, además de temas logísticos para la buena operación del proceso”.
Sobre la reestructuración de la Ficha, Letelier señaló que el desafío del Gobierno consiste en mejorar la información e instrumentos con los cuales se identifican a las familias que necesitan ayuda estatal. Debido a lo anterior, se está trabajando en un sistema donde el Estado sea responsable de determinar dichos datos y no el propio beneficiario como lo es en la actualidad”.
Además, el seremi consignó que la futura clasificación no tendrá asociado un puntaje, sino más bien que establecerá una estratificación en tramos. A la vez el sistema incorporará un mecanismo que permita solicitar la rectificación de la información cuando la persona considere que el Registro de Información Social (RIS) posea datos incorrectos de ella o su hogar, así como también información que agregar como, por ejemplo, el nacimiento de un hijo.
Otra modificación significativa consiste en que la clasificación socioeconómica no se basará en la noción de Capacidad Generadora de Ingresos (CGI) sino que en los ingresos efectivos y reales de las familias.
Todo lo anterior, aseguró Letelier, significará un proceso mucho más transparente y de calidad que asegurará que los beneficios del Estado lleguen a las personas que realmente lo necesitan.

Deja un comentario

Deja un comentario