Un significativo déficit de energía competitiva enfrentará Chile entre 2014 y 2020, ya que no existe ningún proyecto en el país que permita abastecerlo. Así se desprende de los cálculos efectuados por actores del sector, que muestran que aun cuando se cumpla en un 100% el plan de obras que elabora la Comisión Nacional de Energía (CNE), el sistema eléctrico no tendrá toda la energía eficiente que necesita para abastecer el incremento de la demanda que se requerirá hacia fines de la década. En concreto, se registrará un déficit cercano al 33% de esa demanda extra.
Sumado a lo anterior, se asume que ese desequilibrio puede ser mayor –puede triplicarse– si en el período hay escasez de lluvias, ya que el cálculo se hizo considerando años con precipitaciones normales.
Un factor adicional que podría incrementar el déficit es que 22% de los proyectos que estima la CNE en su plan de obras no está asociado a una empresa. A eso debe sumarse que el 38% de la planificación que hace la autoridad aún no comienza a construirse y sólo el 7% de esos proyectos está en obras.
El gerente general de la consultora MAS Recursos Naturales y ex secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Riego, Felipe Martin, advirtió que ante este escenario es prioritario que todo el crecimiento de la demanda sea abastecido con energía competitiva y sustentable, puesto que de no ser así se llegará a 2020 con una cantidad importante de la misma que deberá ser abastecida a través de operaciones diésel. Si se da esto último, acotó, se tendrá energía contaminante y dependiente de otros países.
“A ello –prosiguió– se debe agregar lo que sucede a nivel de continente, donde hay países como Perú que van avanzando rápidamente en un desarrollo más competitivo de sus industrias, y que actualmente tienen precios de energía muy inferiores a los que tenemos en Chile. Esto nos puede llevar a perder competitividad como país, cosa que ya se está notando tanto en minería como en el área agrícola”.
Por su parte, el gerente de evaluación de proyectos y de administración y finanzas de la misma consultora, Felipe Saavedra, agregó que “si bien hay que asegurar que cualquier proyecto que se desarrolle tenga asegurada su conexión y evacuación de la energía, el valor de esta última dependerá del proceso de conexión que el Gobierno desarrolle para del país. Como se ha sabido a través de la prensa, este proceso de mejoramiento de conexiones partió y por lo tanto al momento que se tengan construidos los proyectos evaluados, la solución en gran parte estará desarrollada. Pensando en un proyecto a 25 años plazo, cualquier desfase de evacuación de energía debiera ser coyuntural”.
Del mismo modo, destacó que los informes de las licitaciones en gran parte estiman valores por sobre los 100 dólares por MW, más que aceptable para el desarrollo de cualquier proyecto de energías renovables no convencionales, ERNC, que son limpias, menos dependientes de las condiciones externas del país y pueden ser desarrolladas a escala menores, por lo cual genera una cierta facilidad para su incorporación en sectores aislados.
MAS Recursos Naturales, según lo señaló Martin, está asesorando a diversas organizaciones de usuarios de agua, de las Regiones de Valparaíso y de O’Higgins, para apoyarlas en un desarrollo de iniciativas multipropósito con sus recursos hídricos, con la finalidad que los consideren para múltiples procesos, desde agricultura que es el principal, como también uso para consumo humano (apoyo a sanitarias), apoyo a la minería y generación de energía en sus mismos canales.
“Con todo lo anterior, reforzando el apoyo administrativo de estas organizaciones, con claridad podremos decir que aportarán con muchas iniciativas a que la energía y el déficit hídrico no sean la limitante para el desarrollo de nuestro país”, concluyó.

Deja un comentario

Deja un comentario