En el marco del encuentro mensual del Consorcio de Universidades del Estado, que se realizó en dependencias de la casa central de la UTALCA, la autoridad afirmó que “es positivo y un capital para el país que la gratuidad se comience por el sistema estatal”.

“Que todo comience por las universidades estatales”, afirmó el rector de la Universidad de Talca, Álvaro Rojas, en el marco del debate sobre los recursos considerados en el proyecto de Ley de Presupuesto para financiar la gratuidad en la educación superior en el 2016.

“El sistema de educación superior chileno es un sistema de provisión mixta, creo que es positivo y un capital para el país y que se comience por el sistema estatal”, planteó Rojas, anfitrión del encuentro mensual del Consorcio de Universidades del Estado (Cuech), que se realizó en dependencias de la casa central de la UTALCA, en la región del Maule.

“Esa es nuestra propuesta, que es coincidente con la posición de algunos parlamentarios que la han expresado estos últimos días. Se puede empezar por las universidades estatales, quizás se puede mantener un concepto de becas de gratuidad a universidades del G9 o a otras que se pueden adherir y mantener el sistema del CAE u otro tipo de becas que existen hoy. Pero sin lugar a dudas se va a buscar un acuerdo en el Parlamento, que está para dirimir los diferentes puntos de vista que tiene la sociedad chilena, pero creo que es un buen comienzo que todo empiece en las universidades estatales”, profundizó.

En tanto, Rojas restó importancia al anuncio formulado por algunos congresistas de rechazar la partida de educación. “Que hay desajustes puntuales, de porcentajes, que han concentrado la discusión, eso no es lo relevante”, acotó.

“Lo importante es que el Estado de Chile quiere avanzar en un tema que es decisivo para su desarrollo, que los grandes países, las democracias del mundo, lo están haciendo, en todos los países europeos, nórdicos, el Estado es el responsable de la educación superior y Chile avanza también en ese camino. Eso es una buena noticia, sin duda”, afirmó.

DISCRIMINACIÓN

En la oportunidad, el presidente del Cuech, Ennio Vivaldi, instó a no desvirtuar el debate y centrarse en repensar la educación superior y el modelo de gratuidad que el país ofrecerá a los jóvenes.
“Como universidades estatales sin duda alguna vamos a ser parte del tema de gratuidad. Quisiéramos, que más allá de los detalles, la gratuidad llegara a los jóvenes garantizando y respetando el derecho que ellos tienen, no solamente a la gratuidad, sino que también a una educación responsable y de calidad, garantizada por el Estado. Queremos ser muy enfáticos en que consideramos la gratuidad como un gran paso adelante y que va a cambiar la forma en como pensamos y discutimos la educación superior”, explicó.

En este contexto, Vivaldi rechazó que asigne a este concepto el calificativo de discriminatorio. “Es una palabra que aquí no aplica porque es como decir que cuando El Vaticano apoya a las universidades católicas está discriminando contra las universidades no católicas”, observó Vivaldi.

“Hablar de discriminación me parece absolutamente inadecuado, reiterando el total apoyo a que, -como siempre ha ocurrido en Chile- haya desde el Estado, una ayuda a los proyectos validados del sector no público. Pero hablar de discriminación porque el Estado apoya a las universidades estatales me parece una contradicción de términos”, precisó.

BRECHAS

Ante las dudas que existen respecto de las brechas no cubiertas entre las instituciones que adscriban a la gratuidad, Vivaldi recalcó que las universidades estatales confían en el compromiso del gobierno en cuanto a que el ingreso al sistema no significará un detrimento de sus recursos.

“El cómo se calcula esa brecha, cuánto realmente está ganando o dejando de ganar es algo que tendrá que verse, pero no tenemos razones para no confiar en ese compromiso”, puntualizó.

Deja un comentario

Deja un comentario