Una advertencia respecto de los efectos del aumento de la movilidad, producto del avance de algunas comunas a nuevas etapas de desconfinamiento en el contexto del Plan Paso a Paso, hicieron dos epidemiólogas y salubristas de la Universidad de Talca, quienes manifestaron su preocupación por el aumento de circulación de personas, lo que podría incidir en un alza de los contagios de Coronavirus.

La directora del Departamento de Salud Pública de la casa de estudios maulina, Erika Retamal, hizo un llamado a mantener las normas sanitarias: “Es importante no olvidar que el virus sigue circulando y el riesgo de contagio sigue igual. Por tanto, las medidas de precaución básica se deben seguir al pie de la letra: lavado de manos frecuente con agua y jabón. Si donde yo voy no tengo ambos productos, usar el alcohol gel. Lo otro fundamental es mantener la distancia física y el uso de mascarillas”, sostuvo la académica de la UTalca.

Debido a los permisos dirigidos para niños, niñas y adolescentes, la salubrista precisó que se deben evitar los paseos a lugares con mayor afluencia de público. “Hay que preferir los lugares al aire libre, no ir de paseo al supermercado, por ejemplo, u a otros lugares como centros comerciales y malls”, enfatizó.

Por su parte la investigadora y académica de la UTalca, Loreto Núñez, explicó que en varias partes del mundo, en que se decidió reducir las normas de prevención en beneficio de un mayor grado de desconfinamiento, se han producido graves rebrotes de Coronavirus, situación que debemos evitar en nuestro país.

“Toda posibilidad de desplazarse y moverse será un riesgo para la aparición de nuevos casos de Coronavirus. Eso se ha visto en todas partes del globo terráqueo y en algunas comunas de Chile que, conjuntamente al aumento de la movilidad, se ha producido un incremento de los casos. Será importante que el testeo, la trazabilidad y el aislamiento esté funcionando muy bien para poder evitar que se produzcan brotes mayores. Es algo que tenemos que ver y observar cómo sucede”, añadió.

Por otra parte, la epidemióloga enfatizó en los efectos de la pandemia, los que han perjudicado en mayor grado a los sectores más desposeídos. “Hemos visto que las poblaciones con mayor hacinamiento y pobreza se han visto más afectadas, producto que tienen que desplazarse para trabajar, tienen labores que no se pueden hacer desde la casa. Entonces esto ha profundizado las desigualdades. Es lo que se ve con la desigualdad de género, donde las mujeres tienen trabajos más precarios, además se tienen que hacer cargo de los roles de cuidado dentro de la familia, y eso ha generado mayor carga en ellas especialmente”, recalcó.

Deja un comentario

Deja un comentario