Copa América: Nuevo caso de indisciplina de Vidal hunde la ilusión en Chile

Copa América: Nuevo caso de indisciplina de Vidal hunde la ilusión en Chile

Con masiva paticipación se realizó la tradicional Cicletada de Primer Martes de cada mes en Curicó
Gran cantidad de escolares participaron del Primer Encuentro Formativo de Fútbol Mixto en Talca
Hacen un llamado a participar en la primera “CICLETALCA” este domingo 22 de abril

“No, no puede ser, ¡otra vez!” fue la reacción que se repitió durante la noche, la madrugada y la mañana en Chile y alrededor del mundo entre muchos aficionados de la selección de ese país. Arturo Vidal, el alma y pulmón de la selección anfitriona, el líder goleador de la Copa América, había sufrido un accidente de tránsito mientras conducía su Ferrari bajo los efectos del alcohol.

La noticia se recibió como un golpe directo, casi fulminante, a la ilusión de un país que sueña con ganar por primera vez el título continental y que sintió cómo la memoria recuperaba los recuerdos de la serie de escándalos que han manchado su fútbol en los últimos años.

Vidal tuvo que comparecer este miércoles ante un tribunal que decretó medidas cautelares, como el retiro de su licencia de conducir y firma mensual en el consulado de Chile en Milán, Italia, mientras que fijó un plazo de investigación de 120 días. Todavía falta por ver las consecuencias penales que puede tener un hecho de por sí censurable en un país en el que la ley establece tolerancia cero en este tipo de casos, pero que en lo deportivo ya tuvo un efecto desmoralizador entre los aficionados.

Chile se juega ante Bolivia este viernes el liderato del grupo A y la opción de seguir disputando todos sus partidos en Santiago. Ahora está en duda la presencia de quien se considera el jugador más influyente de su fútbol.

La garra del rey Arturo

Si Alexis Sánchez, el niño maravilla, representa la magia, el regate, el desequilibrio de una generación que ha transformado el fútbol chileno en la última década, Vidal ha asumido el papel de guerrero, el de motor y garra de esa selección.Vidal fue el protagonista del momento que marcó un antes y un después. Ocurrió el 21 de enero de 2007, en el Campeonato Sudamericano Sub20 de Paraguay, en la ronda final del torneo. Chile, que había perdido 4-2 contra Brasil en la fase de grupos, caía derrotado frente a la Canarinha jugando con nueve hombres. En el minuto 84 hubo un penal a favor de la Rojita sudamericana y Vidal asumió la responsabilidad de anotar el gol del empate.
Brasil volvió a adelantarse en el minuto siguiente, pero Chile siguió luchando hasta el último segundo del partido cuando se pitó otro penal a su favor.

Vidal volvió a tomar el balón y lo mandó al fondo de la red. Las imágenes de ese partido y sus declaraciones -en las que destacó la garra y las partes nobles que puso Chile en el partido- quedaron en la retina popular. Ese empate abrió el camino para la clasificación al mundial de la categoría en Canadá ese mismo año, en el que Chile quedó en tercer lugar tras perder en semifinales contra Argentina. Esa generación fue creciendo y clasificó a los mundiales de Sudáfrica y Brasil con una apuesta de fútbol atractivo y ofensivo, estilo que recibió el elogio de la prensa internacional y que puso a sus máximos exponentes, Vidal y Sánchez, un lugar en la élite del fútbol.

Explosivo

Vidal es un jugador explosivo, de carácter, dentro del terreno de juego. Fuera de él se muestra como una persona amable, en constante contacto con sus seguidores a través de las redes sociales como quedó en evidencia con sus palabras y mensajes tras el accidente sufrido este martes. Pero su figura no ha estado exenta de la polémica por actos de indisciplina.
El de mayor repercusión ocurrió en 2011, en el llamado “Bautizazo”, cuando Vidal llegó tarde junto a Gonzalo Jara, Jean Beausejour, Carlos Carmona y Jorge Valdivia a la concentración de la selección para preparar un partido eliminatorio al Mundial de Brasil.
Los jugadores habían asistido a un bautizo del hijo de Valdivia y el técnico Claudio Borghi declaró que “llegaron en un estado no adecuado” por lo que recibieron un duro castigo de 10 partidos de suspensión por parte de la Asociación Nacional de Fútbol chileno, la ANFP.

Vidal ofreció disculpas y no participó de una conferencia de prensa que dio el resto de los involucrados, por lo que su sanción fue reducida a la mitad. El mediocampista también suma incidentes con su equipo, la Juventus de Italia, donde fue multado por llegar tarde a entrenamientos y concentraciones.

De Puerto Ordaz a Dublín

La imagen del Ferrari chocado por Vidal revivió estos casos y otros escándalos que han sacudido el fútbol chileno. El de Puerto Ordaz, en la Copa América de Venezuela, fue el más grave de todos. La ANFP sancionó con 20 partidos de suspensión a seis internacionales que se vieron involucrados en un acto de indisciplina y presunto acoso sexual durante la concentración del equipo en el Hotel Mara Inn de la ciudad venezolana.

El drástico castigo fue recibido por Jorge Vargas, Rodrigo Tello, Pablo Contreras, Reinaldo Navia, Álvaro Ormeño y Jorge Valdivia.
Antes de eso, en 2006, dos futbolistas, Mark González y Reinaldo Navia, fueron apartados de la selección por recibir visitas no autorizadas en el hotel durante una visita a Dublín, Irlanda.
Fueron casos de indisciplina que el aficionado chileno pensaba que habían quedado en el pasado, lejos de la ilusión que representaba ser anfitriones y protagonistas de la fiesta del fútbol sudamericano. Ahora, mientras Vidal comparece ante la justicia, el resto de sus compañeros se entrenan para el choque contra Bolivia. El espectáculo del balón continuará, pero para Chile ya no es igual.

Fuente: BBCMundo 

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0