Por tercer año consecutivo, el Centro de Estudios del Derecho del Trabajo y la Seguridad Social (Centrass) y el Centro de Estudios sobre Derechos de la Infancia y la Adolescencia (Cedia) de la Universidad de Talca organizaron un conversatorio que conmemoró el Día Mundial contra el Trabajo Infantil, al cual denominaron “Niños, niñas y adolescentes trabajando por sus sueños”.

El encuentro se efectuó en el Auditorio de Postgrado de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales, campus Talca.

La inauguración de la jornada estuvo a cargo de Isaac Ravetllat, director del CEDIA y Felipe Ramírez, representante regional del Sename, quienes explicaron los antecedentes del trabajo infantil y su impacto en la región del Maule.

El primer bloque del conversatorio estuvo dedicado al “Trabajo infantil desde el ámbito normativo” a cargo de los ponentes Rodrigo Palomo, director del Centrass; y Ana Belem Hernández, académica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

La segunda parte estuvo dedicada al “Trabajo infantil desde los movimientos sociales y estudiantiles”, donde participaron como expositores Juan Llanos, representante del Centro de Acción Social Protagoniza de la comuna de Coronel; y Lukas Urrutia, representante de la Escuela Sindical Juan Pablo Jiménez.

Rodrigo Palomo, secretario general de la UTALCA y uno de los organizadores de la actividad, indicó que el conversatorio se centró en valorar cuál ha sido el avance de las políticas públicas en los 100 años de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) respecto al trabajo infantil y el enfoque del trabajo infantil en la agricultura de la región del Maule.

“Nosotros tenemos una realidad económica importante en el sector agrícola, donde niños, niñas y adolescentes están expuestos a faenas riesgosas por la exposición de sustancias tóxicas, exposición al sol y la situación ergonómica del trabajo. Además la pérdida de la escolaridad es un factor que incide directamente en nuestra sociedad. Por tal sentido buscamos concientizar sobre los daños que genera trabajar y el riesgo que hay en comprometer la educación de los más jóvenes”, acotó.

Por su parte, Isaac Ravetllat, resaltó la importancia de eta jornada, pues considera que permite generar vínculos entre centros de estudios y sociedad civil. “Además brinda la oportunidad de que nuestros estudiantes puedan tomar un tiempo para formarse en estos temas tan sensibles y también tenemos un rol de responsabilidad social para que nuestra comunidad pueda conocer sobre esta realidad que debemos cambiar”.

En el encuentro también se analizó el trabajo infantil en migrantes, quienes por necesidad se ven forzados a trabajar con altos riesgos de informalidad laboral y con medidas de seguridad que están particularmente diseñadas para adultos.

Deja un comentario

Deja un comentario