El Banco Central (BC) informó este lunes que la economía chilena se expandió 0,4% durante el primer trimestre de 2020.

Pese a todo pronóstico, el ente emisor detalló que el PIB logró expandirse con respecto a igual periodo de 2019. Se consideró que este año tuvo un día adicional (por ser año bisiesto).

Este resultado dejó entrever los efectos de la llegada del coronavirus al territorio nacional, provocando desmedros en las actividades comerciales de diversos rubros.

Conforme al BC, en esta moderada expansión del PIB influyó la minería, los servicios financieros y las actividades de la construcción, que compensaron a los sectores afectados por la emergencia sanitaria.

Acorde a cifras ajustadas por estacionalidad, el PIB creció 3,0% respecto del trimestre anterior, resultado que se explicó principalmente por la recuperación de las actividades de servicios que registraron resultados negativos en el cuarto trimestre de 2019, impactados por la crisis social iniciada en octubre; en efecto, las mayores contribuciones fueron servicios personales, comercio y servicios empresariales.

Desde la perspectiva del gasto del PIB, indicó el BC, la caída de la demanda interna fue “más que compensada por el aumento de las exportaciones netas”.

“La demanda interna cayó 2,6% anual, arrastrada por el consumo de los hogares, que presentó la mayor contracción con una variación de -2,2%, explicada por la suspensión parcial de clases y las restricciones impuestas a la movilidad de las personas; y al funcionamiento de establecimientos del comercio, alimentación y actividades de esparcimiento”, sostuvo el BC en su informe y consigna BioBioChile.

Lo anterior implicó que el gasto en servicios registrara la principal incidencia negativa, seguido por el gasto en bienes durables, destacando en este último la caída en las compras de vehículos y bienes tecnológicos.

Deja un comentario

Deja un comentario