Foto archivo

El interés por la ecología y la protección del medio ambiente han crecido exponencialmente en los últimos años, y se han convertido en una exigencia en todo campo. Casi la totalidad de aquello que usamos crea un gran impacto ambiental y un incremento de los materiales de desecho, y por esto crecen día a día las empresas dedicadas al sector medioambiental y los empleos relacionados con la protección del medio ambiente.

Continuamente nacen nuevas alternativas ecológicas a gran escala, pero pocas veces nos planteamos el hecho de que lo más importante es contribuir con nuestros pequeños gestos cotidianos en casa, en la calle, y en el lugar donde trabajamos. La ecología debe asimismo formar parte de la educación de nuestros hijos, para que muy pronto el mundo sea un lugar mejor para todos. Hoy les presentamos algunos pasos prácticos y sencillos a seguir para dar nuestra mano al medio ambiente.

– Cuando compres un artículo, comprueba si es biodegradable o si puede ser contaminante, y opta siempre por la opción más ecológica. En muchos casos, este principio se cumple sencillamente con un embalaje realizado en un material reciclable.

– La compraventa de segunda mano puede ser una magnífica alternativa ecológica. Visita los mercados del usado en tu ciudad o mira los portales de avisos online, tal vez encuentres ahí lo que estabas buscando, o tal vez puedas dar otra oportunidad a aquello que ya no te sirve.

– Si dispones de aparatos que funcionan con pilas o baterías, intenta usar siempre pilas recargables. Una vez que no sirvan, no las arrojes al medio ambiente, son altamente contaminantes: infórmate sobre dónde hacen la recogida de pilas en tu ciudad.

– Cuando vayas a comprar, lleva contigo una bolsa o un carro para depositar en ellos tu compra: evitarás el tener que usar nuevas bolsas de plástico. Además, si usas un carrito de la compra, tu espalda te lo agradecerá.

– Cuando tengas que deshacerte de un artículo electrónico o un electrodoméstico, llévalo a un lugar dedicado al reciclaje de este tipo de productos. Muchas piezas pueden ser reutilizadas y las demás serán eliminadas en un modo ecológico.

– Cuando vayas a renovar los electrodomésticos de casa, prefiere aquellos de “clase A”. No sólo ayudarás al medio ambiente, sino también a tu bolsillo, pues consumen mucha menos electricidad.

– No dejes los grifos abiertos y usa sólo el agua que necesitas. El agua es un bien precioso que debemos cuidar y conservar.

Deja un comentario

Deja un comentario