La tendencia al envejecimiento de la población chilena ya es un hecho y se estima que para el 2050, nuestro país será el más longevo de Sudamérica. Hoy la tercera edad lleva una vida cada vez más activa e independiente, que los mantenga cerca de sus pares y familia, prolongando la esperanza de vida.

Sin embargo, el deterioro físico y los “achaques” son inevitables. Enfermedades óseas y de las articulaciones, exceso de peso o malnutrición, son sólo algunos de los problemas que las personas mayores de 60 años deben enfrentar.

Mantener en buen funcionamiento las articulaciones, es clave para tener una vejez activa.
El colágeno es una proteína en forma de red, que forma parte del cartílago de la articulación y aporta resistencia y flexibilidad. Más aún, contribuye a distribuir adecuadamente la fuerza que se ejerce sobre la articulación y permite que el desplazamiento de los huesos se produzca con una fricción mínima.

Hay que recordar que a partir de los 25 años, la cantidad de colágeno en el organismo comienza a disminuir paulatinamente debido a que nuestro cuerpo destruye más colágeno del que produce. Este cambio, más pronunciado después de la menopausia, explica el aumento en la incidencia de artrosis y otras enfermedades articulares que se acompañan de dolor, limitación en el movimiento y discapacidad.

Investigaciones médicas han comprobado que el colágeno hidrolizado, tiene un impacto positivo en el cartílago: los péptidos actúan como señales de daño articular, frente a las que las células responden produciendo más colágeno utilizando estos mismos péptidos como materia prima.

Un aporte suficiente de nutrientes y proteínas también es fundamental en la tercera edad. El colágeno hidrolizado es una proteína pura con 18 aminoácidos entre los cuales se encuentran ocho de los nueve aminoácidos esenciales que el cuerpo no puede sintetizar por sí mismo. Además es fácilmente digerible por el organismo y no contiene azúcares ni grasas.

Según explica la químico farmacéutica de Cruz Verde, María Pía Martínez, “el colágeno es una molécula extremadamente grande, lo que dificulta su absorción. Por eso, durante muchos años los científicos han estudiado la forma de disminuir su tamaño, para que los productos obtenidos lleguen a la articulación y sean incorporados al cartílago. La tecnología utilizada en la hidrólisis de colágeno no sólo permite una adecuada absorción del producto, sino que también determina sus propiedades beneficiosas”.

Los efectos del colágeno hidrolizado son rápidos. Estudios clínicos -destaca la especialista- aseguran que los beneficios comienzan a notarse después de 3 meses de consumo. Su uso es seguro y no se asocia a efectos adversos, ni tampoco presenta interacciones con medicamentos.

¿Qué es el colágeno?

El colágeno es la proteína más abundante del organismo (20-30%) y el componente básico de la piel, huesos, ligamentos, tendones y cartílagos -incluidos los que protegen las articulaciones-. También forma parte de la pared de los vasos sanguíneos, córnea ocular, dentina, encías y cuero cabelludo, así como del tejido conectivo que envuelve y protege nuestros músculos y órganos vitales.

¿Qué es el colágeno hidrolizado?

Para que el colágeno pase a ser un nutriente proteico asimilable es necesario someterlo a un proceso denominado gelatinización, posteriormente se realiza una hidrólisis avanzada.. El colágeno hidrolizado permite que su absorción a nivel intestinal supere el 80% a las 6 horas de la ingesta, según demuestran los estudios de biodisponibilidad.

¿Por qué ingerir colágeno hidrolizado?

Para disminuir los riesgos de la pérdida de colágeno como la artrosis, osteoporosis, lesiones músculo-tendinosas y el envejecimiento de la piel.

Deja un comentario

Deja un comentario