Lo jueces de la segunda sala del Tribunal Oral en lo Penal de Talca, en un fallo unánime, condenaron a 15 años y un día de presidio mayor, en su grado máximo, a Juan Enrique Hernández Díaz, obrero agrícola de 47 años, por el delito de homicidio calificado con alevosía.

El hecho ocurrió cuando Hernández visitó la casa de un conocido comerciante talquino apodado como el “Perro Araya”, a quien golpeó y degolló. El suceso ocurrió el 6 de octubre de 2017 en las cercanías de la Plaza Arturo Prat, sin embargo el cuerpo fue encontrado 6 días después.

A raíz del homicidio, se abrió una investigación a cargo del fiscal Ángel Ávila, quien llevó el caso a juicio junto al abogado Jorge Meza, del Centro de Atención a Víctima, organismo dependiente del Ministerio del Interior.

La investigación determinó que un día antes del asesinato, el imputado había acudido al domicilio de la víctima, instancia en la que ambos comenzaron a beber alcohol hasta horas avanzadas de la madrugada.

Según se constató, ambos sujetos eran conocidos. Además, se informó que Araya habría mencionado a terceros que mantenía dinero.

Los jueces concluyeron que “el acusado procedió a golpear con un elemento contundente en la cabeza a Araya Encina, ocasionándole un traumatismo que le fracturó el cráneo y, aprovechando que no podía defenderse, lo atacó con un cuchillo, ocasionándole una herida cortante cervical del tipo degollamiento”, consigna Bio Bío.

Luego de asesinato, Hernández “hizo abandono del domicilio, dejando la puerta cerrada con cadena y candado”. El único beneficio al cual pudo optar fue que se considerara el tiempo que llevaba en prisión preventiva, o sea, desde agosto de 2018, momento en el que fue detenido por la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones de Talca.

Deja un comentario

Deja un comentario