En Chile se pierden aproximadamente 17 mil hectáreas de bosque nativo al año, una alarmante realidad que un grupo de alumnos intentó poner de manifiesto a través de una plantación de árboles endémicos como parte de las actividades de conmemoración del «Día Mundial del Medio Ambiente».

La actividad fue organizada por el Huerto Peumayen de la Universidad de Talca y contó con la participación del Grupo de Acción Forestal, la Federación de Estudiantes, el Centro de Alumnos de Agronomía, el Club del Árbol, UTALCA Sustentable y RSU.

Luciano Hidalgo, presidente del Huerto Peumayen, explicó que “nuestra idea es conmemorar el Día del Medio Ambiente a través de acciones que ayuden a la sostenibilidad del territorio e involucrar a estudiantes, funcionarios y a la comunidad en general para generar conciencia ecológica y ambiental”.

“En este sector de la Universidad plantamos palmas y bellotos del norte, que son árboles declarados monumentos naturales porque se encuentran en peligro de extinción por lo que necesariamente son especies que se deben preservar”, señaló Cristopher Acuña estudiantes de Ingeniería Forestal.

Destacó la actividad estudiantil, la decana de la facultad de Ciencias Agrarias, Hermine Vogel, quien sostuvo que “esta es una muy buena iniciativa de los alumnos de tomar cartas en el asunto organizando esta actividad entre diferentes grupos y carreras  para conmemorar el Día del Medio Ambiente y es muy valioso que los alumnos llamen a cambiar la cultura”.

 

Perdidas alimentarias

En el mundo mil 300 millones de toneladas de alimento se pierden o desperdician cada año, por ello, en la ocasión, la Sociedad Científica de Estudiantes de Nutrición y Dietética (SOCIENUD) de la UTALCA organizaron una muestra de preparaciones culinarias de productos desechados.

“La idea es alargar la vida útil de estos alimentos aprovechándolos en recetas como sopas o tortillas, pero también faltan políticas de mejoramiento de técnicas de cultivos, transportes, almacenamiento, donde existen mayor cantidad de perdidas”, manifestó Natalia Troncoso del grupo intermedio  SOCIENUD.

En esta misma línea, un grupo de estudiantes está coordinándose con comerciantes del CREA para aprovechar los productos que se desechan de las estanterías. “La idea es que un grupo de voluntarios recolecte estos alimentos antes que se vayan al vertedero y rescatarlos para hacer preparaciones”, indicó Sofía Figueroa.

Deja un comentario

Deja un comentario