El agotamiento es un problema bastante común en cualquier actividad profesional en todo el mundo. Independientemente del puesto, es posible que tarde o temprano se enfrente a una pérdida de motivación, inspiración y fuerza. Las causas de este estado pueden ser tanto laborales como emocionales, que van desde pequeños conflictos en el equipo hasta la multitarea. ¿Cómo evitar el agotamiento y disfrutar del proceso de trabajo y disfrutar de los resultados obtenidos? Compartimos nuestra experiencia personal. 

1. Encuentra un pasatiempo

Para mantener un equilibrio saludable y mantenerse motivado, es importante tener algunos pasatiempos en existencia que te permitan cambiar tu enfoque y brindar el placer. Tales actividades ayudan a olvidarse del trabajo por un tiempo y a llenar la vida de nuevos significados. Encuentra un pasatiempo que te guste, recuerda lo que soñaste en la infancia, es hora de ponerte al día. Puede ser deporte, pintura, baile, yoga, teatro y más.

Si tu trabajo es un pasatiempo (https://anywhere.epam.com/en/jobs), busca otra cosa. De lo contrario, el agotamiento es inevitable; en algún momento definitivamente sucederá.

2. Minimiza la cantidad de decisiones que tomas

Mucha gente conoce la historia de cómo Steve Jobs usaba constantemente el mismo suéter de cuello alto negro para no distraerse con la elección del vestuario de todos los días. Esta es una de las formas que reduce el número de «operaciones» del cerebro. Las miles de pequeñas decisiones que tomamos a diario acumulan ruido en nuestra cabeza constantemente. Analiza tus hábitos, ¿tal vez no tenga sentido pensar en algo todos los días? Haz una elección estándar: usa una solución durante mucho tiempo.

3. Fija las metas

La falta de propósito es enemiga de la productividad y el equilibrio emocional estable. ¿Cómo calificarías tu efectividad si no avanzas hacia la meta designada? Define la misión principal en el trabajo: esto te aliviará la sensación de falta de objetivo. En los momentos de agotamiento, siempre sabrás lo que estás intentando.

Cualquier cosa puede ser una misión, lo principal es que motive. Por ejemplo, la misión de un periodista es brindar a la población información confiable de manera oportuna. La misión de un empresario es mejorar la calidad de vida de las personas, tener un impacto positivo en la economía del país asegurando altos salarios y pagando impuestos.

4. Escucha tus sentimientos internos

Serías demasiado ingenuo pensando que tus recursos son ilimitados. No creas que puedes resistir a cualquier prueba. Ser un profesional no significa trabajar hasta el agotamiento. Si sientes una falta de energía, no la ignores, date la oportunidad de descansar. Evalúa de manera realista la situación y distribuye de manera óptima las tareas laborales. No te exijas de lo imposible. Aprender a escucharte a tí mismo puede ayudarte a identificar los primeros signos de agotamiento y evitar problemas graves y depresión.

5. No te guardes tus preocupaciones

Habla más, no te aísles. Pasar tiempo con amigos y familiares es una parte importante del equilibrio en la vida. Comparte con ellos tus experiencias y dificultades: tus seres queridos te apoyarán y te sentirás mucho mejor.

Recuerda, atravesar las dificultades sólo es siempre más difícil.

En algún momento, puedes acudir a un psicólogo o psicoterapeuta. Para muchos, el formato de compartir problemas con un especialista se convierte en la mejor prevención del agotamiento.

Elige la forma más cómoda para tener a alguien en quien confiar en cualquier momento.

Conclusiones

El agotamiento no es una excepción, sino un patrón. Los empleados que se lanzan precipitadamente al trabajo y no mantienen el equilibrio a menudo sufren de apatía e incluso depresión. Para evitar esto, usa nuestras recomendaciones (https://anywhere.epam.com/en/freelance-remote-software-developer-jobs) y siempre escucha tus sentimientos internos.

Deja un comentario

Deja un comentario