Destacando la labor científica y la importancia de la ciencia en la vida de las personas, y señalando que “hacer ciencia nos cambia la vida”, el vicerrector de Innovación, Desarrollo y Transferencia Tecnológica de la Universidad de Talca, Gonzalo Herrera, dio inicio a la versión número 24 de la Feria Científico Tecnológica de la casa de estudios.
Según comentó Carlos Becerra, académico a cargo de la feria, “en esta versión postularon 115 proyectos y el comité científico seleccionó a los 65 mejores, que son de alrededor de 59 colegios a nivel regional, que representan a todas las comunas”.
De esta forma, en el Campus Talca de la Universidad se exponen hasta el viernes 10, diversas e innovadoras propuestas que van desde el uso de plantas o elementos naturales para mejorar la calidad de vida, hasta robots y aparatos electrónicos que apoyarían el aprendizaje en el aula.
Proyectos
Algunos de los proyectos, como el del Liceo Entre Ríos de San Clemente, tienen que ver con el uso de plantas medicinales para mejorar la calidad de vida. “Quisimos mostrar cómo disminuir el colesterol en nuestra sangre o arterias. Con cosas naturales, sencillas que hay en la casa como la chía o las hojas de níspero. Demostramos que se puede reducir el colesterol”, señaló Felipe Moya, estudiante del liceo. Para ello, los alumnos utilizaron grasa de cerdo y le aplicaron distintos elementos como chía, avena, berenjena en trozos y soya, lo que permitió que luego de diversas mediciones determinaran qué elementos lograban disminuir el grosor de la capa de manteca de cerdo (representante del colesterol).
Por otro lado, los jóvenes también presentaron proyectos de tipo robótico, como uno creado con piezas de lego por Nicolás Espinoza y Andrés Carrasco, del Colegio Montessori. “Armamos un robot que facilita el trabajo humano de reparación de tuberías. Nos demoramos cuatro o cinco meses, ya que los primeros meses teníamos la idea y empezamos a hacer las partes base y a armarlo”, señaló Andrés Carrasco.
Alto nivel
Para Becerra, esta iniciativa ha mejorado con los años, un logro que no solo se debe a los alumnos que participan, sino al propio trabajo que la nuestra casa de estudios con los profesores. “Todos los años hacemos cursos gratuitos a los profesores, referente a cómo se prepara un proyecto y a estrategias metodológicas para enseñar ciencias, y eso se ha demostrado en la calidad de los trabajos en el tiempo, bastante largo y lento. En las ciencias hay mucho trabajo”.
Pero además, según comentó el académico, la feria se ve potenciada por una alianza estratégica con el PAR Proyecto Explora de Conicyt en el Maule, dependiente de la Dirección de Responsabilidad Social Universitaria (RSU).
Además, otra instancia que apoya esta iniciativa es el Convenio de Desempeño en Educación Superior Regional, el quetambién trabaja con colegios en actividades como el Campamento 360.
Origen
La Feria Científica Tecnológica de la Universidad de Talca surgió el año 1991, a raíz de una idea que planteó el rector Álvaro Rojas, respecto al escaso desarrollo de la ciencia en los colegios hasta ese entonces. “Esta feria surge con una idea que nos planteó a un grupo de ciencias básicas el actual rector, porque en ese momento en la Región del Maule no había un programa propio de la región, ni de la universidad, que incentivara la ciencia y la tecnología en los chicos. Incluso en los liceos y colegios había muy poca actividad científica y muy poco trabajo que pudieran hacer para estimular la investigación y la resolución de problemas”.

Deja un comentario

Deja un comentario