En conmemoración del día de la Educación Parvularia, el próximo 22 de noviembre, la Dra. Leonor Cerda Díaz, directora del Departamento de Formación Inicial Escolar, de la Universidad Católica del Maule, se refiere a la historia de esta noble profesión.

La Educación Parvularia en Chile data desde el siglo pasado, surge formalmente con la promulgación de la ley de instrucción primaria (1860), aquí el estado se convirtió en el primer sostenedor de la educación, la que se dividió en dos sectores la educación primaria pública a cargo del estado y las municipalidades; y la educación primaria particular, algunas gratuitas y otras pagadas, a cargo de sociedades filantrópicas católicas y de la sociedad de instrucción primaria.

La influencia de la educación infantil llegó desde Europa, con la reforma o contrarreforma, se produjo un cambio notable en las actitudes de los adultos hacia los niños y niñas, los que se concibieron como un ser separado de los adultos. Surgió así un concepto de niñez como algo especial, como un período de inocencia y desamparo, concepto que se propagó hasta Chile.
Las primeras iniciativas del kindergarten estuvieron en manos de colonias alemanas, existen indicios que las metodologías que se utilizaban consideraban las ocupaciones y dones froebelianos, lo que da cuenta de los aportes del connotado precursor alemán Federico Froebel, considerado como el padre de la Educación Parvularia.
La educación de la primera infancia en Chile es denominada Educación Parvularia y corresponde al primer nivel del sistema educacional nacional, donde se reconoce al Estado de Chile un rol protagónico en su desarrollo, destacando de otros países latinoamericanos. Su fundamento de ser está garantizado por la Constitución Política del Estado y los tratados internacionales sobre Derechos Humanos y Derechos del Niño.
Recientemente se cuenta con una Subsecretaría de Educación Parvularia y una Intendencia de Educación Parvularia, cuyo fin es modernizar el sistema diseñando nuevas políticas públicas y que los establecimientos cumplan con la normativa educacional. Otra figura, es la Agencia de Calidad de la Educación que asume el rol de asegurar la calidad de los procesos y resultados que se generen, nueva institucionalidad que sin dudas es un gran avance para la educación parvularia que se proyecta más inclusiva con equidad y calidad.
Respecto de la formación inicial de educadoras, se imparte en universidades y en institutos profesionales, cuyo perfil de egreso debería estar orientado por los estándares pedagógicos y disciplinarios emanados desde el ministerio de educación (2012). La carrera se dicta aproximadamente en 50 instituciones del país, en general con una duración de 8 semestres, su acreditación con los estándares de calidad de la CNA es obligatoria.
En el caso específico de la Universidad Católica del Maule, cuenta con una acreditación por 4 años, lo que avala la calidad de formación que se imparte en nuestras aulas.

Deja un comentario

Deja un comentario