Para estas vacaciones quieres hacer las cosas diferentes. Nada de destinos exóticos con vuelos eternos. ¿Por qué no recorrer tu propio país? La enorme extensión que posee Chile lo hace un destino mágico con diversidad de paisajes, flora y fauna como pocos países ofrecen.

Desde el extremo norte hasta el sur, este país tiene un encanto natural que resulta ideal para tomarse unas vacaciones lejos de la rutina y de la hiperactividad de la ciudad.

Entonces, ¿qué tal recorrer los principales pueblos del norte chileno? No te olvides que, en cualquier momento del año, tienes ofertas con diferentes aerolíneas como Sky.

Qué visitar y qué hacer en el norte chileno

Es una de las gemas turísticas más importantes de Chile, hacer un recorrido por cada uno de los rincones del norte chileno lleva su tiempo. Por eso, es recomendable tomarse como mínimo unos 15 días para conocer en profundidad toda su magia.

Busca en la página de Sky Chile y encontrarás la flexibilidad necesaria para programar tus vuelos. Ahora sí, dentro de esta breve compilación, descubre cuáles son los pueblos que debes visitar en tus próximas vacaciones.

Calama

Ubicado a más de 2.000 metros de altura, Calama es uno de los destinos del norte chileno de mayor importancia. Desde aquí se puede acceder a diferentes pueblos y zonas aledañas también con gran afluencia turística.

Una de las particularidades más llamativas de esta ciudad son las oscilaciones térmicas. Así en el día pueden hacer temperaturas muy elevadas, pero a la noche un clima típico de invierno.

A pesar de encontrarse en el medio del desierto, Calama cuenta con un interesante desarrollo urbano. Entre las principales actividades que se pueden desarrollar aquí, se encuentran los paseos en bicicleta, senderismo y, por supuesto, recorridos fotográficos.

Por otro lado, también se puede visitar el Parque Nacional El Loa, una reserva natural con infinidad de atractivos característicos de la cultura y tradiciones chilenas. Otro punto turístico muy visitado es el Museo Arqueológico y Etnológico de Calama, el lugar es un pequeño trozo de la arquitectura y artesanía típica de la zona.

Asimismo, en los alrededores del Museo se pueden realizar picnics al aire libre y deleitarse con la comida al paso que se venden en algunos de los puestos.

El itinerario no está completo si no conoces la Mina de Chuquicamata. A tan solo 24 Km de Calama, esta mina es una de las más reconocidas del mundo por su actual extracción de cobre. Estar en frente a ella es realmente imponente y será, sin dudas, uno de los paseos favoritos de los amantes de la fotografía.

Copiapó

Este destino es un poco más popular que Calama, pues se encuentra en los alrededores del conocido desierto de Atacama. Copiapó es de las ciudades más antiguas del norte chileno y, por supuesto, con más historia.

Tan solo un breve recorrido por sus calles de tierra para dejarse llevar por esa tranquilidad que tanto emana el lugar. De hecho, los edificios guardan en su fachada un llamativo estilo neoclásico.

Los sitios recomendados para visitar son la Casa Matta, la Catedral, la Casa de los Ex Empleados de Ferrocarril y, claro, la primera Estación de Ferrocarriles. Las actividades que se pueden realizar en cualquier momento del día son: las recorridas en bicicletas, running o senderismo y el sandboard, un curioso deporte que tiene como objetivo descender en cerros.

Si tras algunos días tuviste suficiente con el desierto, entonces, puedes recorrer la Bahía Inglesa. Se encuentra en Caldera a unos 60 Km de Copiapó, las aguas de esta playa pertenecientes al Pacífico, son bellísimas y calmas, aunque eso sí, pueden ser muy frías también.

Finalmente, para lograr un viaje soñado, los apasionados de la gastronomía, tendrán la posibilidad de degustar los platos típicos chilenos. Entre las principales comidas se encuentran el asado de alpaca cocinado con leña y otras muchas delicias más.

Si tampoco te has podido resistir al encanto del norte chileno, chequea todas las promociones que ofrecen compañías aéreas como Sky Airlines y empieza a armar en tu siguiente viaje.

Deja un comentario

Deja un comentario