camp

Director ejecutivo de Agroseguros destacó que el Maule fue la segunda región del país con mayor cantidad de primas contratadas durante la temporada 2015.
Un piloto de seguro de emergencia agrícola para agricultores atendidos por el Instituto de Desarrollo Agropecuario (Indap), una póliza para invernaderos y la posibilidad de subsidiar una prima a la inversión en la fruticultura. Esas son las tres novedades que habrá este 2016 en el Maule, en esta materia, según informó Camilo Navarro, director ejecutivo de Agroseguros, quien además destacó que el Maule fue la segunda región del país con mayor cantidad de primas contratadas (cuatro mil 22) durante la temporada 2015.

Recalcó que en el marco de cumplir con el compromiso presidencial de aumentar la cobertura en un 50%, “la buena noticia es que tenemos recursos, ya que el presupuesto se incrementó en un 31% para el 2016. Contamos con cuatro mil 900 millones de pesos solo para subsidios”, los que provienen del presupuesto del Ministerio de Agricultura.

Navarro destacó que además, con fondos de Indap, están lanzando este año en la Región del Maule, un piloto del seguro catastrófico para atender las emergencias agrícolas en micro agricultores, que son parte de los productores atendidos por ese servicio.

“Éstos representan el 58% de las explotaciones en Chile, pero solo el 2,5% del valor bruto de la producción y el 12% de la superficie, con una producción anual promedio que no supera los 2,5 millones de pesos. Este programa también se aplicará al menos en la región del Bíobío, y se está evaluando si se incorpora alguna otra”, adelantó.

Agregó, que otra novedad para el Maule dice relación con que el Consejo que dirige Agroseguros, en su última reunión de fines de enero, autorizó a este organismo para explorar normas para subsidiar un seguro para la inversión de plantas, cuyo nombre técnico es, “seguro de incendio con adicionales”.

Al respecto, recordó que en los cultivos y hortalizas la inversión está toda expuesta y es siempre anual. Sin embargo, en los frutales se invierte a diez o 12 años. “Por ejemplo, uno planta una parra, pone un sistema de riego, compra palos y alambres, pero el seguro actual cubre la producción; vale decir, la uva”.

Por ello, el director ejecutivo de Agroseguros valoró que ahora un fruticultor podrá asegurar tanto la producción con un seguro climático, como la planta a través de este seguro de inversión, que no cubre solo incendios, sino que también aluviones o terremotos.

“El seguro a la inversión existe, pero la novedad es que se le podrá subsidiar. El problema, es que hoy la penetración es muy baja, del orden del 1%, porque no hay cultura en este sentido”, indicó.

En cuanto al seguro para invernaderos, el personero mencionó que hoy se puede asegurar la producción que está en su interior, pero no la infraestructura (palos, plásticos). “Esto ya está autorizado y solamente estamos trabajando en los sistemas de parte de las compañías para oficializarlo”, comentó.

TEMPORADA 2015
Camilo Navarro reconoció que se avanza lento en la tarea de generar una cultura de contratación de seguros. Por ello, dijo que desde que asumió a mediados de 2014 han ido pensando cómo crear los incentivos correctos, a fin de crear los cambios necesarios en esta materia.

Acotó que fruto de lo anterior, el año pasado el primaje (cantidad de primas y monto asegurado) aumentó un 13%, lo que es inédito en la historia del seguro a nivel nacional.

En este contexto, destacó que las cuatro mil 22 pólizas del Maule constituyen “un récord para la región, que generalmente se ubicaba en el tercer lugar. Esto da cuenta de que hay una mejora y el año pasado llamó la atención el mayor aseguramiento de frutales, porque uno de los mitos que había era que los seguros eran solo para los cereales”. Esta región solo fue superada por las cuatro mil 239 primas del Bíobío.

Asimismo, precisó que con la contratación de estas primas para el agro en esta región, hay 26 mil 547 hectáreas aseguradas, con un monto total asegurado que alcanzó las dos millones 176 mil 574 U.F., que equivalen a unos 55 mil 700 millones de pesos. Acotó que el subsidio del Estado fue de mil 145 millones de pesos, lo que significa que por cada peso que puso el Estado se lograron asegurar casi 49 pesos.

El personero añadió que, respecto del año 2014, el número de pólizas contratadas fue de tres mil 908, con un aumento del 3%. En cuanto a las hectáreas aseguradas, el 2014 llegaron a 25 mil 116, lo que representa un crecimiento del 6%.

Cerezas
Navarro agregó que no hay seguro para las cerezas, porque “es un cultivo al que casi todos los años algo le pasa, y si se le quiere asegurar es carísimo”.

Sin embargo, comentó que “ya he estado en la región del Bíobío conversando con agricultores, y la idea es convocar una mesa nacional de productores de cereza de todo chile, porque si se asegura una sola región no sirve para la dispersión de riesgos”.

Además, contó que están en contacto con Indap a fin de que mediante instrumentos de financiamiento y fomento se pueda invertir en herramientas de mitigación, tales como aspersores y techos, para asegurar las cerezas ante heladas y lluvias ex temporáneas, que son las que más las dañan.

 

 

Fuente: Diario el Centro
Imagen: bbc.co.uk

Powered by WPeMatico