Autoridad hizo un llamado a los padres a ser extremadamente cuidadosos al momento de comprar juguetes para sus hijos.

Con bombos y platillos, como todos los años, se celebra el “Día del Niño”. Una fecha comercial que posee gran venta y demanda en juguetes. Por eso, la Autoridad Sanitaria, salió a la calle a fiscalizar y prevenir ante cualquier foco de riesgo para los menores de la casa.

Este mediodía, la Seremi de Salud, Valeria Ortiz, realizó en Talca una intensa fiscalización a la venta de juguetes que se comercializan para la celebración del “Día del Niño”. En la ocasión, se retuvo más de 100 productos en importadora “Anchen”.

La actividad, que se realiza permanentemente, pero se intensifica en fechas cercanas a Navidad, Halloween y Día del Niño, busca proteger a los menores, los que frecuentemente son víctimas de accidentes domésticos al manipular productos que son potencialmente peligrosos para su salud.

La ronda de fiscalización se inició en tiendas “Falabella”, donde tras revisar cada juguete, la autoridad recalcó que todo estaba bajo la norma y tenían los certificados de procedencia y análisis químico que se requiere. Posteriormente, la Seremi de Salud junto a los fiscalizadores, se trasladó a la tienda “Ripley”, donde se registró la misma situación.

En tanto, en la importadora “Anchen”, ubicada en 1 Sur entre 9 y 10 Oriente, la mayoría de los juguetes carecía por completo de información en español y del rotulado respectivo. En este lugar, más de 100 juguetes fueron retenidos bajo su propia custodia. Los productos retenidos son juguetes de procedencia china, con indicaciones y rotulación en chino e inglés o bien sin etiqueta.

Tras fiscalizar, la Seremi de Salud, explicó que “desde la semana pasada estamos fiscalizando las jugueterías, ya que se aproxima el “Día del Niño” y las ventas aumentan y por eso, queremos darle seguridad a los niños y también a los padres”.

Además, la autoridad dijo “llevamos 18 locales fiscalizados en Talca y sólo en uno (“Anchen”) se retuvieron algunos productos porque no cumplían la normativa vigente que tiene relación con el rotulado, el cual debe indicar la edad de uso; como advertencia si es tóxico; si contiene piezas pequeñas; que esté escrito en español y con letra legible, etc. Quienes no cumplan como esta importadora, se retiene el producto en el local y se otorga un plazo de 48 horas para etiquetar correctamente, sino lo hace, se cursa un sumario y se decomisa el juguete”, manifestó.

Finalmente, Ortiz, insistió que los padres deben comprar en lugares establecidos y exigir el etiquetado correspondiente.

Cabe recordar que cada juguete al ser comercializado debe contar con una etiqueta en español, legible, de fácil lectura, que señale el nombre del producto, país de origen, razón social del importador, edad recomendada por el fabricante y la advertencia “se debe utilizar bajo la vigilancia de un adulto”, cuando corresponda.

Esta misma acción fiscalizadora se mantendrá durante los próximos días – hasta el domingo, “Día del Niño” – en todas las provincias de la región.

Deja un comentario

Deja un comentario