Aumentan casos de hantavirus en la región

Seis casos de hantavirus se han detectado durante este año en la región. Cuatro de ellos en Curicó, uno en Licantén y otro en Longaví. La enfermedad respiratoria que se contagia a través de la orina y las fecas del roedor colilargo ha provocado la muerte de dos personas, alcanzando una letalidad del 33,3 por ciento, similar a la letalidad nacional.

El síndrome pulmonar por hantavirus es una enfermedad infecciosa aguda, habitualmente grave, que puede ser mortal.

Se caracteriza por fiebre alta en una persona previamente sana, escalofríos, dolor de cabeza, dolores musculares y síntomas gastrointestinales (náuseas, vómitos y dolor abdominal). La fiebre, superior a 38.3º C, se presenta acompañada por dificultad respiratoria sin una causa conocida.

El Departamento de Salud Pública de la Seremi de Salud señaló que al menos uno de los casos está directamente asociado al terremoto del 27 de febrero, por cuanto se trata de una persona que tras la catástrofe se instaló en un galpón con evidente presencia de roedores. Todos los contagiados viven o realizan actividades vinculadas al mundo rural.

En tanto, la encargada de la Unidad de Epidemiología, Irma Valenzuela realizó un llamado a la población para “mantener medidas generales de higiene en su cocina y utensilios, guardar los alimentos en recipientes cerrados y no dejar restos de comida sobre mesas, muebles, piso. Guardar la basura en recipientes con tapa y si no hay recolección de basura, enterrarla a 30 cm. de profundidad y a 30 metros de la vivienda. Mantener protegidas y tapadas las fuentes de abastecimiento de agua así como la letrina o fosa séptica. Ventilar bodegas y leñeras de la casa antes de ingresar”, manifestó.

Hasta la fecha los seis casos confirmados en el Maule indican un aumento del contagio de esta enfermedad, tal como ocurre a nivel nacional en que se registran 42 casos con un aumento del 50 por ciento en relación al año anterior. Sin embargo, en mayo la cifra se normalizó.

De los seis casos confirmados en la zona maulina, cuatro corresponden a personas de sexo masculino y dos a sexo femenino, con edades que van desde los 17 hasta los 50 años.

Entre las medidas de prevención se recomienda “proteger” a los depredadores naturales de los ratones, como son las lechuzas, culebras y zorros.

Si encuentra roedores muertos debe cubrirse la nariz y la boca con una mascarilla o un pañuelo, proteger las manos con guantes de goma o bolsas plásticas, rociarlos con una solución de agua con cloro, colocarlos en una bolsa plástica doble y botar la bolsa en el tarro de basura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *