Dos propuestas estéticas de gran interés representan las exposiciones “Extramuros/Intramuros”, de Rodolfo Gallego, y de obras de Cielo Cruzat, que el jueves 11 inauguró la Dirección de Extensión de la UTalca, en las salas “Abate Molina” y “Giulio di Girolamo”, ambas incluidas en el ciclo Artistas Plásticos de la Región del Maule.
Gallego, diseñador gráfico y artista nacido en Linares, vive hace 28 años en Ginebra, Suiza, y su exposición sorprende con su mensaje estético-ecológico, en el que resalta el trabajo con aluminio prensado. El uso de esta materialidad tiene su origen en el momento en que tomó conocimiento de la toxicidad del aluminio, papel en el que envolvía la colación de su hijo todos los días. Su obra nació como un llamado de atención respecto a los materiales pesados, por ejemplo, el plomo en tapaduras, que también inspiran algunos cuadros. “Eso es súper nocivo para el cuerpo, entonces mi motivación es, desde una forma estética, representar una inquietud que tengo frente a estos metales”.
También le motivó la contaminación ambiental que descubrió el año pasado en un viaje a Chile, durante el que visitó varias ciudades del sur. “Le puse Intramuros/Extramuros porque iba por la carretera y veía un paisaje genial y de repente aparecía una nube totalmente tóxica de la ciudad, en la que no se podía respirar”. De su experiencia surgió un video —se exhibe en la muestra— que realizó a su regreso a Suiza, donde el carbón es protagonista tal como ocurre en sus instalaciones donde ese material parece dialogar con el aluminio en un contexto dominado por la toxicidad.
Le gustó la idea de venir a Chile a exponer en la Universidad de Talca, porque la dimensión de las salas favorece el montaje de sus obras. Además, “es una exposición hecha para Chile”, aunque aclaró que su inquietud es universal.
“Extramuros/Intramuros”, estará abierta hasta el 12 de octubre, al igual que la muestra de pinturas de Cielo Cruzat Ruiz, que reúne una selección de cuadros de esta artista curicana, avecindada en Talca. En éstos predomina “el color florecido de la naturaleza”, como describió la directora de Extensión, Marcela Albornoz.
En la selección de sus obras, resaltan naturalezas muertas y particularmente un conjunto de teteras de diversos estilos y épocas. “Es un artefacto muy acogedor, muy cálido y ya hay muchas casas en las que ya no está porque con los calentadores la tetera se ha perdido un poco”, expresó la artista. Agregó que estas obras son un tributo a ese utensilio que convoca y reúne a la familia.
Cielo Cruzat es educadora de párvulos y llegó a Talca hace 10 años. “Cuando terminé de trabajar, decidí dedicarme a lo que quería: pintar. Tengo muchas obras, hago muchos paisajes, flores, y he expuesto en Santiago, en Viña del Mar, en Chicureo y en Rocas de Santo Domingo”, relató.

Deja un comentario

Deja un comentario