Luego de una maratónica jornada en la Cámara de Diputadas y Diputados y en el Senado, el Congreso despachó este jueves por la noche el proyecto de ley presentado por el Gobierno para permitir el segundo retiro anticipado del 10 por ciento de los fondos de pensiones, con miras a permitir el giro de fondos antes de Navidad.

La iniciativa, que entró a hacerle competencia a una propuesta de parlamentarios de la oposición, fue aprobada en tercer trámite por la Cámara Alta con el voto a favor de 41 senadores y una abstención (Felipe Kast, de Evópoli), finalizando su curso parlamentario y quedando lista para su promulgación como ley por el Presidente Sebastián Piñera.

Más temprano, en la mañana, el proyecto oficialista fue visado por la Comisión de Hacienda de la Cámara Baja y despachado a la Sala de esa corporación sin cambios respecto a lo modificado y aprobado el día anterior en la Comisión de Trabajo.

En el hemiciclo, los diputados aprobaron el texto con 131 votos a favor, 12 en contra y dos abstenciones y, de esta manera, volvió al Senado, manteniendo nuevamente las modificaciones de Trabajo, consigna Cooperativa.

Más tarde, la Comisión de Hacienda del Senado aprobó las modificaciones que hizo la Cámara de Diputados sobre los impuestos, eximiendo de pagar tributos a los afiliados con rentas de hasta 1,5 millones de pesos, lo que fue finalmente respaldado por la Sala.

De esta forma, la propuesta original del Gobierno sufrió numerosos cambios durante su tramitación en el Congreso y la ley final terminó bastante parecida a la reforma constitucional impulsada por la diputada Pamela Jiles (PH), que contó también con un amplio respaldo de legisladores de la coalición oficialista, Chile Vamos, en la Cámara Baja, donde llegó a ser aprobada.

El pasado 22 de noviembre, el Ejecutivo impugnó ante el Tribunal Constitucional (TC) la moción opositora, argumentando que presentar una reforma transitoria para abordar el retiro de los fondos de previsionales se trata de un resquicio legal y contravenía la Carta Magna, mientras en paralelo enviaba su propia iniciativa al Congreso, pese a ser un opositor declarado a esta política pública.

Finalmente, ambas iniciativas -la moción parlamentaria y el proyecto del Gobierno despachado hoy- comparten puntos como mantener el carácter universal del retiro sin importar la renta de las personas que deseen ejecutarlo pero difieren en el aspecto impositivo.

¿CÓMO QUEDÓ LA LEY?

Excepcionalmente y, en el contexto de la crisis sanitaria producida con ocasión del Covid-19, el proyecto aprobado hoy autoriza a los afiliados del sistema privado de pensiones realizar, de forma voluntaria, un retiro por hasta el 10 por ciento de los fondos acumulados en su cuenta de capitalización individual de cotizaciones obligatorias.

El retiro no podrá exceder de 150 UF (2,9 millones de pesos), ni ser inferior a 35 UF (1 millón de pesos), en caso de que los saldos acumulados en la cuenta así lo permitan. En el caso de que los fondos sean menores a lo recién mencionado, el cotizante podrá retirar la totalidad de los recursos de dicha cuenta.

Para efectos de ejercer el derecho establecido en la presente ley, se considerará como afiliado a toda persona que pertenezca al sistema privado de pensiones, incluidas aquellas que sean beneficiarias de una pensión de vejez, de invalidez o sobrevivencia.

Estarán impedidos de solicitar el retiro las personas cuyas rentas o remuneraciones se regulen de conformidad a lo dispuesto en el artículo 38 bis de la Constitución Política de la República y que afecta a las altas autoridades, como el Presidente, ministros, subsecretarios y parlamentarios, entre otros, consigna Cooperativa.

No pagarán impuestos por este retiro las personas con una renta imponible de 30 Unidades Tributarias Anuales (UTA), lo que equivale a una renta imponible de 1,5 millones mensuales de pesos (renta imponible corresponde al monto sobre el cual se calculan los cobros de impuestos y cotizaciones previsionales y de salud).

La entrega de los fondos acumulados y autorizados de retirar se efectuará de la siguiente manera: la mitad en un plazo máximo de 10 días hábiles de presentada la solicitud ante la respectiva AFP y el 50 por ciento restante en un máximo de 10 días hábiles a contar del desembolso anterior.

De esa forma, los parlamentarios redujeron nuevamente el plazo, pese a las advertencias del presidente del Banco Central, Mario Marcel, y el ministro de Hacienda, Ignacio Briones, sobre eventuales dificultades en el proceso de pago.

Marcel apuntó a «los riesgos de que haya problemas porque en alguna etapa del proceso haya una falla que signifique que personas no puedan retirar los fondos, dentro de los plazos que señaló la ley».

«Habíamos planteado 15 días, no tan lejos de los 10. No nos olvidemos que se espera que varios millones de personas hagan este retiro, y eso supone una capacidad operativa no solo de las AFP, sino de quienes pagan, que son los bancos», dijo a su vez Briones.

Si el monto solicitado de retiro es igual o inferior a 35 UF se deberá pagar en su totalidad en un plazo no superior a 10 días hábiles.

CON RETIRO FORZOSO

El proyecto fue despachado también con un mecanismo de retiro forzoso para deudores de pensiones de alimentos, opción que el Gobierno había descartado pero que fue incluido esta semana por los diputados en la Comisión de Trabajo durante el segundo trámite legislativo.

Se trata de la subrogación: es decir, en caso de que el hombre sea el deudor, los tribunales pueden decretar el pago del retiro en beneficio de los hijos que tiene con una mujer, quien entonces se subroga el derecho para solicitar ella el retiro de su ex pareja, consigna Cooperativa.

Varias senadoras advirtieron que ese punto no quedó bien redactado, por lo que podría terminar generando más burocracia.

«EL GOBIERNO SE HACE EL LARRY»

El diputado de la UDI Patricio Melero cuestionó que «es muy dramático lo que estamos aprobando hoy, vamos a retirar 39 mil millones de dólares de las futuras pensiones de los chilenos, ese daño previsional va a ser difícil de repararlo».

Por su parte, la diputada comunista Camila Vallejo emplazó, en coloquiales términos, al Gobierno y su insistencia para que se pague impuestos por el retiro.

«Por qué este Gobierno, a la hora de cobrarle impuesto a la gente por retirar su fondos previsionales despliega toda su maquinaria, mientras por otro lado a la hora de apoyar el impuesto a los ‘súper ricos’, el hablar de eliminar exenciones tributarias y perdonazos, se hace el Larry», fustigó.

PRESIDENTA DEL SENADO PIDE CONSTITUIR COMISIÓN MIXTA PARA REFORMA OPOSITORA

En tanto, la presidenta del Senado, Adriana Muñoz, emplazó a la Cámara Baja a designar a los diputados que integrarán la comisión mixta con senadores para abordar la reforma opositora, que impulsó originalmente el segundo retiro y que fue rechazada la semana pasada en la Cámara Alta.

Deja un comentario

Deja un comentario