comprar-maquillaje

Comprar maquillaje no parece tener misterio, nos antojamos y lo llevamos. Pero lo que no podemos olvidar es que las consecuencias de una mala decisión de compra las sufre directamente nuestra piel e incluso, cuando compramos los productos adecuados para nuestro tipo de piel, las malas prácticas de almacenamiento y uso pueden echarlos a perder.

Sigue estos consejos sobre lo que debes tener en cuenta al momento de comprar, usar y almacenar tu maquillaje para darle una mayor vida útil:

  • Para la compra:

Revisa la fecha de vencimiento y la etiqueta de componentes antes de comprar tu maquillaje
Los cosméticos también caducan. En países de Europa este tipo de productos están regulados y deben contener la etiqueta “consumir antes de” si su duración es de menos de 30 meses o “tiempo después de la apertura” si su vida útil sobrepasa este periodo. Estar atenta a la fecha de caducidad y a los componentes evitará que presentes reacciones alérgicas u otro tipo de molestias.

No compres maquillaje que haya sido abierto

Aplica también para las cremas y demás productos de cuidado personal. Revisa que esté bien sellado y a una temperatura estable.

 

Realiza un pequeño test en la piel de la mano antes de comprar productos cosméticos

Aplícalos en una pequeña zona de la mano y deja pasar alrededor de 15-20 minutos para comprobar la reacción de tu piel. Si presentas rojeces o brotes busca otra opción.

Evita las pruebas de maquillaje en las tiendas

Es usual que en las tiendas se ofrezcan a maquillarte para mostrarte cómo se ven los productos en tu piel y, aunque la propuesta suena atractiva, esto va en contra del principio #1: No compartir el maquillaje.

  • Para el uso:

No los mezcles con agua u otros componentes para que duren más
A menos que la etiqueta lo indique, no debes diluir en agua tu pestañina, base, cremas ni pintauñas, esto afecta su correcta conservación.

Lava tus manos antes de aplicar el maquillaje
Es probable que tus manos tengan contacto con la piel o con los aplicadores mientras te maquillas. Lávalas para evitar la propagación de gérmenes.

Reemplaza tus brochas y aplicadores de forma regular
Pasan los años y conservamos la misma brocha. Error. El exceso de maquillaje acumulado en ellas y su uso constante hacen que se acumulen bacterias y pierdan su forma y efectividad.

Ni saliva ni agua
Algunas mujeres ponen en su boca el aplicador de labial para mojarlo un poco o le ponen agua: mala idea. Esto no ayuda a la hidratación y en cambio contamina el maquillaje.

Lava los aplicadores
Limpia tus aplicadores con abundante agua y jabón y déjalos secar completamente antes de volver a usarlos.

  • Para el almacenamiento:

Guarda el maquillaje en un lugar fresco
Si hay algo que arruinará tus cosméticos es la luz directa del sol o las altas temperaturas. Busca un lugar fresco en donde ponerlos para conservar su forma y textura.

No tires los cosméticos en tu cartera
Usa preferiblemente una cosmetiquera para evitar que se quiebren, se abran o estén expuestos a una temperatura muy alta.

Powered by WPeMatico