En marzo comienzan las preocupaciones sobre cómo alimentar a los niños durante las horas de clases, dado que la obesidad y el sobrepreso de los menores ha ido en aumento, según datos de la Junaeb.
La product manager de Alimentos de Fundación Chile, Paulina Sazo, explicó que “crear hábitos alimenticios saludables en los niños depende en gran medida del trabajo que padres, apoderados y tutores de los niños realicen”.
Comenzó el año escolar donde padres y apoderados se preocupan sobre cuál es la alimentación adecuada para los niños. En este sentido, es fundamental entregar una buena nutrición, dado que ésta influye en gran medida tanto en el desarrollo físico como en el desarrollo intelectual de los estudiantes. Además, según la Junaeb la obesidad en niños de primero básico ha aumentado de un 17% en el 2001 a un 23% en el año 2009.
En este sentido, la product manager de Alimentos de Fundación Chile, Paulina Sazo, recomienda colaciones que incluyan proteínas, minerales, vitaminas y ácidos grasos saludables, evitando alimentos que contengan frituras, grasas saturadas, sodio y azúcares en exceso. Lo anterior es relevante, dado que el SIMCE de Educación Física de octavo básico del año 2012 reveló que el 44% de los niños de 11 años presenta sobrepeso. Asimismo, los expertos señalan que esta cifra podría alcanzar en los próximos años el 50%.
“Crear hábitos alimenticios saludables en los niños depende en gran medida del trabajo que padres, apoderados y tutores de los niños realicen, haciéndose necesario predicar con el ejemplo, es decir, probar en la casa y en el colegio colaciones diferentes con los niños. De este modo, mostrarle que alimentarse saludablemente es rico y entretenido, generando una educación alimentaria y una creación de hábitos que persistan en el tiempo”, comentó la ejecutiva de Fundación Chile.
Una manera de incorporar alimentos saludables en las colaciones es mezclar pan de molde integral y blanco, acompañado de palta o quesos bajo en grasas como el quesillo y la ricota. Otra forma de integrar alimentos con fibras es a través de granola casera, elaborada a base de avena, con semillas, berries deshidratados, entre otros.
Por otro lado, la especialista en alimentación saludable de Fundación Chile, señaló que es importante incluir ácidos grasos saludables como frutos secos. “Es recomendable consumir no más de una taza de café de frutos secos, prefiriendo aquellos que no contengan sal. Además, más allá de los frutos secos tradicionales como las nueces, almendras y maní, se pueden agregar frutas deshidratadas como frutillas, arándanos, cranberries, manzanas, entre otras”, añadió.
La inclusión de frutas y verduras en las colaciones es un buen sistema de incorporar vitaminas, minerales, fibra y agua en los niños. Hortalizas en bastoncitos como apio y zanahoria, tomates cherry e incluso alcachofas, o bien frutas cortadas en cubitos y de distintos colores, son una buena medida de que los niños coman este tipo de alimentos. Otras alternativas es incluir frutas a través de las compotas de frutas en envase doypack, las cuales son de fácil consumo para los menores.

Deja un comentario

Deja un comentario