“Si empezamos a pensar en la salud bucal cuando envejecemos llegamos tarde, debe empezar lo más temprano posible”, aseveró el académico de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Talca, Rodrigo Giacaman.

El especialista –quien es el director del Laboratorio de Cariología de la UTalca, único de su tipo en Latinoamérica- explicó que hay dos enfermedades que son prevalentes en la población que pueden generar problemas más allá de la propia boca: la carie dental y la periodontitis. “En los estados más iniciales, es posible controlarlas sin grandes colateralidades, pero si avanzan en el tiempo pueden llevar a la perdida de los dientes y eso significa también una pérdida en la función”, expresó y agregó que esta situación provoca que las personas cambien su tipo de dieta y con ello generen cambios sistémicos que afectan a su salud.

“El hecho de tener infecciones en la boca tiene una correlación con trastornos cognitivos, demencia o Alzheimer. Pueden afectar hasta a las bacterias del intestino, que son protectoras incluso en enfermedades como el Alzheimer, algunos tipos de cáncer, trastornos cognitivos de varios tipos, y hasta el control de la glucosa, entre otros”, precisó el académico.

Junto con esto, la función de masticar transmite fuerza y hace que el flujo sanguíneo aumente, con lo que se oxigena mejor el cerebro, entonces advirtió, si no existe esta estimulación de manera crónica se observa también un detrimento de la actividad cognitiva.

Giacaman señaló que además de este ámbito, la persona que pierde sus dientes debido a estas enfermedades, se ve afectado en el ámbito personal y social. “Es muy duro para la persona que sufre esta situación, porque esto excede a lo bucal, tiene que ver con la autoestima y con la capacidad de interactuar socialmente”, precisó.

Cuidado desde pequeños

Por todo esto el académico afirmó que es vital preocuparse de la salud bucal desde la primera infancia, a través de cuatro aspectos principales. El primero de ellos y principal es tener una dieta balanceada, disminuyendo los azucares simples y refinados, ojalá a cero. “El súper villano es el azúcar o el grupo de los azúcares, que son compuestos capaces de ser utilizados por las bacterias de la boca en su provecho, multiplicándose y generando ácidos que afectan al organismo y que son un factor común para otras enfermedades como diabetes y obesidad, entre otros”, comentó Giacaman, quien señaló que los sustitutos del azúcar, como espesantes y edulcorantes, también generan problemas dentales debido a que conservan la capacidad de generar ácidos que dañan el diente y también contribuyen a dichas enfermedades crónicas.

Por otra parte, el académico enfatizó que es importante el cepillado de dientes de dos a tres veces al día, lo que permite la remoción de bacterias para que no se establezcan y generen daño. También el uso de flúor de una forma adecuada y en respuesta a los requerimientos y riesgo individual de cada persona, en este sentido Giacaman destacó la importancia que en Chile existe un plan de fluoración del agua en muy bajas cantidades que aporta a la salud bucal, sin riesgos para el organismo.

En personas mayores además se debe considerar la estimulación de la saliva que es importante, ya que es el mejor protector fisiológico del organismo. “La capacidad de generar saliva en las personas principalmente mayores se puede ver afectada, por ejemplo por algunos medicamentos o por problemas en las glándulas que la producen, por ello en ocasiones el profesional debe analizar e indicar si se incorporará una medida adicional para suplir la presencia de esta barrera natural”, sostuvo el profesor.

Ciclo de entrevistas

Esta exposición se realizó como partede un ciclo de entrevistas organizado por el American Academy of Science and Technology (AAST, iniciativa conjunta entre la Embajada Estados Unidos y la Universidad de Talca), además del Instituto Chileno Norteamericano de Santiago y reúne a científicos y profesionales que desarrollaron sus estudios o tienen vínculos activos con el país norteamericano.

Deja un comentario

Deja un comentario