La actividad económica cayó en junio un 12,4 por ciento en comparación con igual mes del año anterior.

Según informó esta mañana el Banco Central, «la serie desestacionalizada creció 1,7% respecto del mes precedente y disminuyó 13,3% en doce meses». Junio de 2020 registró un día hábil más que junio de 2019.

Si bien la cifra informada por el instituto emisor es calamitosa, su dimensión es menor a la proyectada por los expertos y por el Gobierno: algunos análisis hablaban de una caída de hasta 17 por ciento.

El Indicador Mensual de Actividad Económica (Imacec) viene en números rojos desde marzo, cuando fue de -3,5 por ciento. En abril se redujo 14,1 por ciento y en mayo un 15,3 por ciento.

Lo conocido hoy «es menos malo de lo que se esperaba, quizás podríamos estar viendo un punto de inflexión, la luz al final del túnel», dijo a Cooperativa el ministro de Economía, Lucas Palacios.

 

La minería aguanta

En el detalle, el Banco Central indica que «el IMACEC minero creció 2,2%, mientras que el IMACEC no minero cayó 14,0%».

«El resultado del mes se vio impactado por los efectos de la emergencia sanitaria. En este contexto, las actividades más afectadas fueron los servicios y la construcción, y, en menor medida, el comercio y la industria manufacturera», se indica.

En los servicios, destacaron las caídas de educación, transporte, restaurantes y hoteles, y servicios empresariales. En términos desestacionalizados, y con respecto al mes anterior, el IMACEC minero aumentó 1,1% y el no minero lo hizo en 1,7%.

Deja un comentario

Deja un comentario