Alrededor de U$824 (dólares) es el costo de un día cama de un paciente de alta complejidad en las Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de los hospitales públicos, una cifra que es muy superior a los U$573, que transfiere Fonasa a estos recintos en 2020, por la atención de ese mismo paciente, lo que inevitablemente genera un déficit.

La académica de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Talca, Sandra Alvear, lleva más de cinco años estudiando estos costos sobre las patologías que llegan a los hospitales chilenos, logrando determinar los valores unitarios por enfermedad considerando el día cama en la UCI de dichos recintos.

Su análisis se realiza tomando en cuenta que nuestro sistema de salud es mixto, siendo el sistema público financiado por Fonasa. “El Estado transfiere para el año 2020, U$573 (dólares) por día cama, independientemente de la patología que sea atendida en la UCI, generándose un diferencial entre  U$824, que es el costo que significa la atención real de un día cama en esta unidad, a U$573 que es lo que se transfiere desde Fonasa. Ese diferencial que se aprecia normalmente es asumido con deuda por el Hospital, y se observa principalmente por la adquisición de insumos y medicamentos”, explica la profesora de la UTalca.

El estudio concluye además que la patología de mayor costo por día cama en esa unidad es la denomina sepsis, que es una emergencia médica extrema donde el cuerpo reacciona a una infección que puede ser mortal o provocar daños con fallas orgánicas. Esta patología en promedio significa alrededor de nueve días cama en la UCI.

Qué ocurre entonces con los pacientes COVID -19

De acuerdo a la profesora Alvear, de su investigación se  puede inferir que “los pacientes COVID-19 son asociados con la patología que es de mayor nivel de gravedad que es atendida en la UCI, es decir, la sepsis, por lo tanto esperaríamos que el costo promedio de atención sea superior a los U$824, dado que hay insumos asociados a la prevención del riesgo de contagio y también al tratamiento de residuos, que es particular en este caso”, precisa.

Por esta razón, señala la académica, “es esperable un aumento en el nivel de endeudamiento de los hospitales y por ello el estado debe estar preparado para rescatar a los hospitales en este tipo de situación post pandemia.

Pacientes en UCI

Durante estas semanas el número diario de pacientes con COVID – 19 que están internados en las UCI en los diferentes hospitales del país, alcanzan alrededor de 780 personas, una cifra que durante los meses de junio y julio, superó los 2 mil pacientes internados en dichas unidades.

“Al considerar un hospital de alta complejidad de la Región del Maule, se observa que el 91% de los pacientes está financiado a través del Fondo Nacional de Salud (Fonasa), por lo tanto el costo debe ser asumido también por el sector público”, comenta Alvear.

La académica agrega que al tomar como ejemplo el caso particular de ese establecimiento, los usuarios por COVID -19  ingresados en la UCI son preferente hombres y el 88% de ellos posee un ingreso inferior a los U$615 (dólares), es decir, menos de 500 mil pesos. “Esto es importante porque se puede plantear la hipótesis que los pacientes COVID – 19 que están internados en la UCI son pacientes que tienen trabajos precarios y habría que analizar si ellos han asumido más riesgos de contagio por intentar mantener sus empleos”, argumenta.

Deja un comentario

Deja un comentario