Junto a otros tres expositores internacionales, Andrea Precht, académica de la Vicerrectoría de Docencia de Pregrado, participó en el seminario “Educación sin escuela”, aportando sus conocimientos y experiencia acerca de sacar a los hijos del colegio para brindarles lo que ella denomina una “educación casera”.

¿Qué se debe hacer para educar en casa? “Lo primero es decidirse a sacar a los niños del colegio”, comentó Andrea Precht, quien se desempeña como directora del Centro para la Innovación y Calidad de la Docencia (CICAD), refiriéndose a la iniciativa familiar de prescindir de la escuela como sistema de formación. “Es posible porque la institucionalidad lo garantiza, basada en la libertad de enseñanza”, agregó.

Esta experiencia fue el motivo por el cual fue invitada a Colombia, al seminario “Educación sin escuela”, llevado a cabo recientemente en el Instituto de Investigación en Educación, que forma parte de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional de Colombia. Durante el encuentro se exploraron las posibilidades de procesos educativos sin escolarización, respondiendo a una tendencia mundial creciente de no enviar a sus hijos a la escuela, tanto por motivos formativos, académicos y hasta políticos. “Participaron desde personas que consideran que la escuela es un dispositivo de adoctrinamiento y normalización de la infancia, hasta quienes no están de acuerdo con su rendimiento, es decir, no cumplen lo que prometen”, detalló Precht.

Aunque en países de la OCDE, alrededor del dos por ciento de los niños se educa bajo esta modalidad, existen pocas investigaciones que midan los resultados de estos sistemas caseros. De acuerdo a lo planteado en el seminario en Colombia, los escasos seguimientos desarrollados en este tema muestran que estos niños en general puntúan bien en relaciones interpersonales y en comparación con niños de su misma edad y nivel socioeconómico, puntúan mejor. “Esto ocurre incluso cuando se trata de niños educados en casa, que provienen de ambientes más vulnerables, al compararlos con sus pares de mejor situación económica. La diferencia se repite, en general rinden mejor”, explicó la académica.

Deja un comentario

Deja un comentario